Condenado a 7,5 años de prisión y 17 de destierro por intentar asesinar a golpes a su pareja en Salamanca

Acceso principal a la Audiencia Provincial de Salamanca./WORD
Acceso principal a la Audiencia Provincial de Salamanca. / WORD

Además, deberá pagar casi 500.000 euros a la víctima por los daños causados en la agresión, que le provocaron la incapacidad

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Audiencia Provincial de Salamancan ha condenado a un hombre, C.D.F.P., a 7,5 años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, tras tratar de asesinar a su pareja en la madrugada del pasado 14 de mayo de 2017 a patadas, causándole heridas graves que le provocaron la incapacidad. Además, no podrá residir en Salamanca, o cualquier otra población en la que resida la víctima o su familia, en los próximos 17 años

Los hechos tuvieron lugar a las 7.30 horas de la fecha señalada, cuando el condenado comenzó a romper el mobiliario de la vivienda en la que se encontraba junto a su pareja, y que pertenecía a los padres de ésta, tras consumir varios cigarrillos de marihuana, tal y como recoge la sentencia a la que ha tenido acceso Ical.

Dada la violencia de su pareja, la víctima trató de salir de la vivienda, momento en el que el hombre la alcanzó y le dio un puñetazo que la dejó inconsciente. Tras caer al suelo la víctima, el condenado la emprendió a patadas contra la cabeza de la mujer hasta que la pareja de la compañera de piso de la víctima salió de su habitación y detuvo al hombre.

Como consecuencia de las múltiples lesiones causadas por la agresión, la víctima pasó 39 días ingresada en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, de los cuales 22 fueron en la UCI, y fue declarada judicialmente incapaz por quedar afectadas sus facultades cognoscitivas y volitivas, que le hacen necesitar de terceras personas para los actos más comunes de su vida diaria.

Por todo ello, el agresor, C.D.F.P., fue condenado por la Audiencia Provincial de Salamanca a 7,5 años de prisión. Además, se le prohibe acercarse a menos de 500 metros de la víctima, su hijo y sus padres, y a residir en Salamanca, o cualquier otra población en la que resida la víctima o su familia, en los próximos 17 años.

El condenado también deberá abonar un total de 492.885,64 euros a la víctima por las lesiones y las secuelas causadas por la agresión, así como por el perjuicio personal particular, la pérdida de autonomía personal y la incapacidad causada, y otros 150.000 euros a los padres y el hijo de la víctima por la pérdida en su calidad de vida derivada del intento de homicidio.