Castilla y León acudirá a los mercados para contratar deuda en 2019 fuera del Fondo de Financiación del Estado para las Comunidades Autónomas

Castilla y León acudirá a los mercados para contratar deuda en 2019 fuera del Fondo de Financiación del Estado para las Comunidades AutónomasGráfico

La autonomía prevé un endeudamiento neto de 135,75 millones, a la espera de que se pueda aprobar la ampliación del objetivo de déficit

ICAL

La Junta de Castilla y León retornará a los mercados para contratar deuda a lo largo de 2019, frente a su apuesta por el Fondo de Financiación del Estado para las Comunidad autónomas, que concentró las operaciones de este año. Así aparece recogido en el Plan Económico Financiero 2018-2019 elaborado por el Ejecutivo autonómico, tras incurrir a la Comunidad en un déficit del 0,95 por ciento en 2017, por encima del 0,6 por ciento que fijó el Consejo de Ministros; e incumplir la regla de gasto.

El documento analiza la previsión de deuda viva para este y el año que viene de la Comunidad, que cerrará este ejercicio con 12.184,5 millones de euros en obligaciones financieras, tras ampliar su déficit 314,87 millones netos, fruto del objetivo de déficit del 0,4 por ciento y la liquidación negativa en 73,8 millones del modelo de financiación de 2008 y 2009. El año que viene, el departamento que dirige Pilar del Olmo elevara la deuda neta de la Comunidad en 135,75 millones, con el objetivo del Ejecutivo anterior del 0,1 por ciento, y la liquidación negativa del modelo de esos años.

Este año, se amortizarán 1.311,7 millones y se ejecutarán operaciones de endeudamiento por 1.626,5, mayoritariamente a través del Fondo de Financiación de las Autonomías, de donde llegarán a la Comunidad, 1.428,65 millones de euros. Junto a esta vía de financiación, este año se suscribirán préstamos por 25 millones con el Banco Europeo de Inversiones; 19,66 con entidades no residentes; y diez con bancos residentes; 31,74 millones a través de operaciones de 'factoring sin recurso' (créditos comerciales con la Administración cedidos a entidades financieras); y 111,5 millones de los restantes préstamos y líneas a corto plazo.

Las amortizaciones en 2018, se concentran en préstamos con entidades residentes, con 437,76 millones; valores, con 275; y el FLA, con 256,65. Asimismo, cabe destacar también los desembolsos de 146,46 millones para amortizaciones de partidas del BEI.

El Ejecutivo autonómico contemplará en sus cuentas para 2019, unas amortizaciones de 1.268,15 millones de euros; y unas operaciones de deuda de 1.403,91, pero de forma bien distinta a la de este ejercicio. En concreto, el Gobierno regional concentrará sus operaciones de endeudamiento el año que viene a través de valores, con 600 millones previstos dentro del Plan Económico Financiero; así como en préstamos con entidades bancarias residentes, con 567,26 millones de euros. Hacienda prevé asimismo obtener 100 millones de entidades no residentes, y 10,53 del BEI; junto a 14,6 de operaciones de 'factoring sin recurso'; y 111,51 millones de los restantes préstamos y líneas a corto plazo. Así, la Junta no contempla acudir al FLA.

Por lo que se refiere a las operaciones para amortizaciones a las que tendrá que hacer frente Castilla y León a lo largo del año que viene, el documento recogido por Ical, revela que se concentrarán en los préstamos de entidades residentes, con 470,63 millones de euros; valores, con 273,7 millones; y el FLA, con 256,65 millones. Asimismo, se amortizarán 86,97 millones del BEI, y 54 de bancos no residentes.

A la espera de un nuevo objetivo

Cabe recordar que el documento económico y financiero que la Consejería de Economía y Hacienda elaboró en mayo y que fue analizado en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera de 31 de julio, recoge una previsión de endeudamiento y de los instrumentos que empleará la Comunidad, para cubrir sus necesidades, bajo la previsión del objetivo de déficit del 0,1 por ciento que marcó el Gobierno anterior del PP.

Así, la Junta está a la espera de que se pueda modificar ese porcentaje hasta el 0,3 por ciento, tras fracasar el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez en sacar adelante en el Congreso de los Diputados de ese objetivo que amplía la posibilidad de endeudamiento para financiarse de las comunidades autónomas. Esas dos décimas permitirían ampliar la deuda a Castilla y León en unos 120 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos