https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Tengo alzheimer, ¿y qué?

La realidad del alzheimer se vive cada día en León, pero aquellos que lo sufren quieren desterrar mitos: no son 'apestados' de la sociedad y recuerdan que de esta enfermedad hay que acordarse no solo un día al año

Senén se dirige a todo el grupo en la sede de Alzheimer León. / Noelia Brandón
NACHO BARRIO León

Ante la mesa, el grupo de amigos define los detalles del Día Mundial. Cada uno tendrá una función, difundirá el mensaje en una calle e irá acompañado de determinada profesional de Alzheimer León. Pocos flecos faltan a 24 horas del gran día. Pero cuidado, lo de esta enfermedad no es flor de un día. «Los medios tenéis que lanzar el mensaje no solo el 21 de septiembre, porque hace falta investigación y conciencia», expresaba Senén, la voz reconocible de los usuarios.

En detalle

En esta ocasión, son varios los que se lanzan a hablar y los propios trabajadores se sorprenden del desparpajo ante la cámara. Les mueve el vencer estigmas, el derribar tabúes. Y lo hacen con naturalidad.

El alzheimer llega a las familias como una noticia inesperada que en los primeros días cae como un jarro de agua fría. Una enfermedad que, aunque no tiene cura, tiene formas de frenarse en el tiempo. Ese freno lo ponen cada día los amigos que cada día van a Alzheimer León. Tras el éxito del Grupo Helen, con el que pretenden desterrar tabúes de la enfermedad, se reúnen para organizar el día internacional. Es el caso de José Alberto, que no tiene tiempo para pensar en el maldito alzheimer porque las actividades copan su día a día.

También forma parte del grupo Evangelina, que dejó el miedo aparcado hace mucho tiempo. «Yo soy normal, a mí si me dicen respondo, y si no entiendo, pregunto», explica a la cámara. Ella es una de las mujeres que forman parte del grupo Helen.

No dudan en recordar en cada intervención que, si en un primer momento el alzheimer es una mala noticia, el esfuerzo y la propia vida demuestran que hay que seguir adelante. «Ahora lo pienso y estoy mucho mejor, lo del alzheimer no era para tanto».