Mosto y chocolate: La cata más sincera

Los alumnos del Colegio San Juan de la Cruz se someten a una cata de mosto de uva blanca y negra y chocolate de cinco clases en la Casa de las Carnicerías, en un nuevo evento de León Manjar de Reyes

Cata en la Casa de las Carnicerías. / Inés Santos
RUBÉN FARIÑASLeón

No hay mejor experto que la voz sincera de un niño, y más cuando vienen con la lección aprendida de casa.

Los alumnos del Colegio San Juan de la Cruz se han sometido a una cata de dos productos que conocen como nadie: el mosto y el chocolate.

«Nos han explicado que en León hay una uva típica y solo de aquí que es el prieto picudo; y es la única con forma de balón de rugby», argumentaban estos pequeños que tenían en sus abuelos la voz de la experiencia.

Sorpresa entre los propios profesores cuando el director del evento lanzaba una pregunta sin esperar respuesta: «¿Por qué se llama prieto picudo?». Sin embargo, los había que se sabían la respuesta: «Porque las uvas son muy apretadas y cae en pico».

Una vez aprendida la lección técnica, era momento de probar. Dos modalidades mosto de uva blanca y de uva tinta. El primero, según confesaron, tenía «un toque a limón pero está dulce»; el segundo olía «a vino» y las caras denotaban que «pica al principio, es como gaseosa, tiene burbujas».

Y tras degustar el mosto de la DO León llegó el turno del producto preferido de los niños. Chocolates Santocildes explicó el origen del cacao y cómo se obtiene el goloso chocolate.

Blanco, con leche y tres tipos de negro, quizá los que menos éxito tuvieron entre el público infantil. La cata se cerraba con un dulce sabor de boca para unos pequeños expertos que pudieron degustar onzas de este manjar leonés llegado de otras latitudes del mundo.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos