El Camarote, la última plaza de Zapico

El torero y empresario leonés Felipe Zapico ha vuelto a su esquina, en este conocido establecimiento de la capital, para repasar su trayectoria en sus bodas de platino | Javier Gómez ha querido homenajear así al «torero más grande de esta tierra»

Felipe Zapico en su 'rincón' del Camarote Madrid. / Sandra Santos
RUBÉN FARIÑASLeón

«Los aplausos lo dicen, los poetas lo han dicho. Un romance de toros es Felipe Zapico». Así rezaban los versos de Pérez Herrero en un recuerdo a la figura que puso banderillas, ha hecho sacar pañuelos y que es historia viva de la fiesta nacional en León.

El Camarote Madrid ha vuelto a rendir homenaje a Felipe Zapico, el torero más grande que ha dado esta tierra. Aquí comenzó su vida taurina, hace 50 años nacía la Peña Leonesa Taurina y, ahora, «en el ocaso, he vuelto para despedirme».

Este famoso bar tiene hasta un rincón dedicado al maestro, 'la esquina de Zapico' donde repasa su vida con el traje de luces, y desde donde ha recordado a aquellos que le han dejado solo. «Pérez Herrero, Clemetno Gallo, Gustavo Postigo, Currito... quiero tener un recuerdo muy bonito con los que ya no están», asegura mientras señala algunas de las instantáneas que recorren su trayectoria.

Javier Gómez ha querido rendir así un nuevo homenaje a alguien que considera como un padre, que le acogió como un hijo y a quien considera el alma del toreo en León.

Acto en el Camarote Madrid.

«Fue torero, empresario taurino, banderillero, padre de matador de toros y desde pequeño me acogía en su casa», explicaba el propietario del Camarote.

Hace unos meses, Felipe Zapico recibió «dos cornadas físicas», dos cornadas en su faena más importante y de la que volverá a salir entre aplausos, por la puerta grande y con el rabo y las dos orejas en lo más alto.

Temas

León, Toros