Correo-Expreso nº 421: el tren de la muerte en Torre del Bierzo

Este jueves 3 de enero se cumplen 75 años de la mayor tragedía del ferrocarril en España | Medio millar de personas fallecieron al chocar un tren de viajeros con una locomotora en un túnel, a la salida de la estación leonesa de Torre del Bierzo | La dictadura ocultó lo sucedido | En el túnel las llamas no cesaron durante dos días

Una de las pocas imágenes del lugar del accidente. En vídeo, el cortoreportaje 'Túnel número 20'.
LEONOTICIASLeón

Había cuerpos desmembrados, otros parcialmente calcinados, algunos eran simplemente ceniza y nunca pudieron ser identificados. En el interior del túnel número 20, a la salida de la estación de Torre del Bierzo, la muerte se apoderó de medio millar de personas.

Fue el mas atroz y brutal accidente ferroviario en la historia de España. Una mezcla de fatalidad y malas instalaciones que en plena dictadura se convirtieron en un explosivo cóctel al que se sumó la fatalidad.

Ahora se cumplen 75 años de aquel terrible suceso, de aquel 3 de enero de 1944.

En aquella mañana, fría y con nieblilla, el correo-expreso nº 421, procedente de Madrid y con destino La Coruña, llevaba casi dos horas de retraso en el momento de su entrada en Astorga. Era un poco más de mediodía. El tren llevaba dos locomotoras y 12 vagones. En aquel enorme tren, los vagones de equipajes y correos avanzaban en primer lugar; tras ellos los de primera clase, un vagón mixto (primera y segunda) y cinco vagones de tercera clase además de un conocido como 'furgón pagador', a la cola del convoy.

900 pasajeros en el tren

Nunca hubo cifras oficiales pero se calcula que el tren superaba en un cinco por ciento su máxima ocupación, lo que suponía que en aquel tren se desplazaban 900 personas, 780 previsiblemente, en los vagones de tercera clase.

El 'tren de la muerte' tenía en su cabeza una locomotora principal que no frenaba bien, un motivo que obligó a añadirle una segunda máquina por seguridad. En Astorga se retrasó 9 minutos más comprobando el sistema de frenado. En la estación de La Granja, a mitad de descenso del puerto de Brañuelas, efectuó su parada reglamentaria y allí se comprobó que la locomotora acoplada tenía una caja de grasa caliente, por lo que hubo que desengancharla.

Al parecer, el maquinista de la locomotora titular había advertido del problema de frenado, pero aun así se reanudó la marcha con una sola locomotora. En el descenso del puerto el convoy ganó velocidad. Tenía que efectuar parada en Albares de La Granja pero el maquinista no pudo frenar, mientras el jefe de la estación lo veía pasar a toda velocidad a las 13:10 horas​.

Monumento a la memoria

EFE | Torre del Bierzo

Un monumento recordará desde este jueves, cuando se cumplen 75 años del siniestro, a las víctimas del accidente ferroviario ocurrido el 3 de enero de 1944 en Torre del Bierzo (León), el más grave de la historia en España.

Han pasado 75 años desde que el túnel del lazo, el número 20, se convirtiera en la boca del infierno cuando un convoy de pasajeros, el 421, chocaba con vagones de carbón y se incendiaba dentro de un túnel que se convirtió en un crematorio.

La escena dantesca ha sido recordada estos días por un nuevo estudio del historiador Vicente Fernández, quien, por primera vez, desvela el número de muertos que dejó la terrible catástrofe.

Fernández se desmarca de las grandes cifras que hablaban de medio millar de víctimas y también de las que del régimen franquista, que cifró los muertos en 85.

El historiador habla de «menos de 200 víctimas», lo que aún así sigue encumbrando a este siniestro como el peor de la historia de España.

Como homenaje a las víctimas, el Ayuntamiento de Torre del Bierzo encargó una escultura al artista Tomás Bañuelos, para el que este encargo «ha sido asumir un compromiso con la historia».

«He querido hacerlo con el corazón», decía esta tarde a los pies de la escultura que reposa al lado del Consistorio y que cuenta con detalles como unas manos posando un ramo de flores.

Y es que busca ser símbolo de un doble homenaje, según decía en el acto de homenaje el regidor de la localidad, Gabriel Folgado, ya que trata de ser «un recuerdo a las víctimas pero también a todos los que ayudaron a los heridos».

Al aplauso que siguió a un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas, se unió el hijo del maquinista de la 421, Luis Fernández.

Su padre, Julio, no hablaba demasiado de la tragedia de la que se libró al quedarse fuera del túnel, pero su descendiente recuerda que los que llevaban la máquina «fueron tratados como delincuentes» en un proceso judicial muy polémico que se abrió después del desastre.

En el juicio, las opiniones del jefe de maquinistas «un puesto que estaba militarizado y el que lo ocupaba iba armado», recuerda Luis Fernández, y de su padre, diferían, pero finalmente las responsabilidades quedaron diluidas en un fallo de los frenos.

Al homenaje asistió también un grupos de socios de la agrupación del ferrocarril de A Coruña con el fin de homenajear a los fallecidos «porque muchos de los fallecidos iban camino de esa ciudad.

Y testigos, como el ahora anciano y de aquella pinche, José Rodríguez, apodado el «americano», que vio como «sacaban las cosas de valor de los muertos, incluso los dientes de oro, del túnel del que no dejaba de salir un humo negro».

«Es una historia viva, que la gente recuerda», dijo Folgado, acompañado de Ramón Fontecha, director del trabajo cinematográfico 'Túnel número 20', premiado con el Goya en 2003 y que para él vino a romper el silencio sobre este siniestro. EFE

Alarma en las estaciones de Albares y Torre

Fue entonces cuando alertó de la situación. Alarmado el jefe de estación telefoneó a la estación de Torre del Bierzo para anunciar que el Correo 421 había perdido los frenos. El jefe de Torre del Bierzo mandó poner traviesas en la vía intentando frenarlo, pero no dio tiempo: en menos de 5 minutos el correo entraba en la estación haciendo sonar el silbato en señal de alarma y continuó hasta entrar en el túnel número 20.

La tragedia, antes o después, tendría que llegar. Era un final anunciado. En dicho túnel se encontraba una locomotora de maniobras con tres vagones. El maquinista, advertido por el jefe de estación, estaba tratando de alejarse de la estación en el mismo sentido cuando el correo le alcanzó dentro del túnel.

Debido a la violencia del choque, los dos últimos vagones de la locomotora de maniobras se quedaron dentro del túnel, mientras que la máquina y el vagón restante salieron por el otro lado del túnel. También la locomotora del correo y los cinco primeros vagones (equipajes, correos y dos de primera clase) quedaron dentro del túnel.

El espectáculo era dantesco el coche de primera y segunda clase quedó en parte dentro del túnel y en parte fuera mientras los cinco vagones de tercera clase y el coche pagador quedaron totalmente fuera del túnel. Los vagones que estaban dentro comenzaron a arder. Y las llamas no cesaron en 24 horas. Otros dos días tardó el Ejército en poder acceder al interior.

«Allí había muchísimos muertos, los llevamos a la puerta de la iglesia y allí los fuimos amontonando», recordaba en un reportaje de televisión años después José Rodríguez Campo, testigo presencial del accidente.

Una de las pocas imágenes que existe del traslado de los cuerpos de los fallecidos.
Una de las pocas imágenes que existe del traslado de los cuerpos de los fallecidos.

Punto en el que se encontraba situado el túnel número 20.
Punto en el que se encontraba situado el túnel número 20.

Tren carbonero

Ajeno a esta tragedia, en sentido contrario, circulaba un tren de mercancías (carbonero) número 7742 que tenía previsto realizar el cruce con el tren correo en la estación de Torre del Bierzo (debido al retraso que llevaba el correo 421, ya que el cruce estaba inicialmente previsto en Bembibre).

Llevaba 27 vagones de carga y un furgón. El choque había destrozado los cables que movían las señales, y se habían quedado en vía libre para este tren en la estación de Torre del Bierzo. Por tanto, el fogonero echó más carbón en la máquina y el mercancías continuó su marcha.

Cuando el mercancías salió del túnel número 21, primero se encontró con el maquinista de la locomotora de maniobras, que había salido ileso del choque y trataba desesperadamente de evitar una tragedia mayor avisando al mercancías. Detrás de él, a solo 200 metros de la salida del túnel 21, se encontraba la máquina de maniobras. Al ver al maquinista, la pareja conductora del mercancías trató de frenarlo pero no había espacio suficiente. Como resultado de este choque, las locomotoras de maniobras y del mercancías descarrilaron y los primeros vagones de este último tren volcaron (matando al maquinista que había avisado). El silbato de la máquina de maniobras se abrió y estuvo sonando hasta que se acabó el vapor que había en la caldera.

Imagen del ABC de la época en la que se narraba el accidente.
Imagen del ABC de la época en la que se narraba el accidente.

Posibles causas y represalias

Principalmente, se debió al mal estado de las infraestructuras ferroviarias que, desde el final de la Guerra Civil, se encontraban en un estado pésimo. A esto se unía el mantenimiento precario y deficiente de aquellos años de la postguerra. A ello había que añadir la presión a la que se supone estuvo sometido el maquinista del tren correo para continuar viaje, aun sabiendo que los frenos se encontraban en un estado deplorable, según consta en la información recogida en Wikipedia.

La tragedia fue mayor al producirse el choque dentro de un túnel e incendiarse los vagones que quedaron dentro de él. En caso de que el choque se hubiera producido al aire libre. Por otra parte, el desastre pudo haber sido mayor si el maquinista de la locomotora de maniobras no se hubiera sacrificado y el mercancías no hubiese frenado. El retraso del tren correo también influyó en el choque, ya que este convoy se encontró con la locomotora de maniobras y el mercancías a causa del mismo.

El accidente se debe contextualizar dentro de la época de represión que sufrían los maquinistas de Renfe dado que, antes de y durante la contienda, muchos ferroviarios habían sido militantes de sindicatos obreros de izquierdas; por tanto, los maquinistas y operarios muchas veces actuaban bajo el temor de represalias por parte de las autoridades de la dictadura franquista.

La dictadura siempre ocultó el número de víctimas totales en aquel accidente y culpó a los maquinistas acusándoles de un sabotaje que no fue tal. Las victimas y sus familias, en muchos casos, simplemente quedaron en el anonimato.

 

Fotos