Arte urbano contra la contaminación

El graffiti de DadosPuntocero en Villaobispo de las Regueras denuncia de una manera brillante el excesivo uso de los plásticos en la vida diario que acaba contaminando los mares y destruyendo a los animales que allí habitan

El Señor Bogavantástico, el graffiti situado en Villaobispo. /DadosPuntocero
El Señor Bogavantástico, el graffiti situado en Villaobispo. / DadosPuntocero
I. Santos
I. SANTOSLeón

El arte urbano vuelve a ser un mural para la denuncia. El graffitero David, conocido como DadosPuntocero ha impresionado a los leoneses con un espectacular grafiti de un bogavante atrapado en miles de plásticos.

En un momento en el que la sociedad demanda cuidar más el medio ambiente e intentar reducir el consumo innecesario de plásticos el gaffitero leonés ha creado un mural que impresiona por su belleza, perspectiva y también por su lado social.

El Señor Bogavantástico ya circula por las redes sociales explicando que «Lo único bueno de los millones de toneladas de plástico que los humanos tiran al mar cada año con la cantinela de 'para qué reciclar si luego lo mezclan todo' es que ya nadie se va a poder comer el famoso arroz con Bogavante y me van a dejar vivir la vida loca...».

No es la primera vez que DadosPuntocero utiliza su arte y sus botes de pintura para denunciar el consumo innecesario de plásticos y el daño que estos provocan en los animales marinos. El graffitero es conocido en toda la provincia (y fuera de ella) por la belleza de sus creaciones en las que en algunos casos, también hay una denuncia social o un recuerdo a las tradiciones y al pasado leonés (como ocurre en varios murales de Astorga).

Otro de los graffitis del leonés.
Otro de los graffitis del leonés.

Graffiteando en Villaquilambre

El mural forma parte de la iniciativa de IU Villaquilambre que este año alcanza su segunda edición en la localidad de Villaobispo de las Regueras. Graffiteando en Villaquilambre ha vuelto a ser un éxito de participación y una muestra de la belleza del arte urbano.

Los establecimientos, bares y comercios de la localidad se han sumado sin pensarlo a la ola de 'mecenas' de esta actividad que mejora mucho, el ladrillo y el árido cemento de los diferentes municipios de Villaquilambre.

El graffitero Manuel García también ha sido un punto clave en esta nueva edición por su apoyo incondicional en la organización. Así como la Junta Vecinal de Villaobispo por su esfuerzo, las comunidades que han cedido sus fachadas y paredes, y por supuesto los excelentes artistas que insisten -altruistamente- en alegrar los espacios de la localidad con sus trazos y color.