Jesús Calleja, en el CRE de San Andrés: «En la vida hay que tener un plan y una meta»

El aventurero leonés ofrece una charla-coloquio a los usuarios del CRE de San Andrés a los que recuerda la importancia de sacar rendimiento y positividad a todo lo que pase alrededor, por muy duro que sea ese momento

Calleja visita el CRE de San Andrés. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASSan Andrés del Rabanedo

Era el anfitrión esperado y el momento más importante del décimo aniversario del CRE de San Andrés.

Su experiencia, una vida llena de aventuras y buscando superar nuevos obstáculos, le llevaba a una cita de altura con los usuarios de este centro. Jesús Calleja, recién llegado de Japón, ha querido compartir un coloquio con estas personas a las que el destino tenía guardado un duro golpe.

El comunicador leonés ha acudido hasta el Centro de Referencia Estatal para «pegar un chute y un empujón» a esta gente, que vio truncada su vida de forma radical. «Yo voy a intentar sacar rendimiento y positividad de todo lo que nos pasa alrededor, por muy duro que sea». Por ello, les ha pedido que sepan dar la vuelta a esas historias y «encontrar la paz con uno mismo». Además, les ha señalado como el exponente de cómo te puede dar la vuelta la vida, pero ello no significa «que tengas que estar amargado el resto de la vida».

El flamante ganador del Ondas a Mejor Presentador ha expuesto en un auditorio lleno a rebosar toda su capacidad para ver la vida de la forma más positiva.

Calleja ha insistido en ser capaces de dar la vuelta a las historias más duras para encontrar la paz con uno mismo; y, para ello, es importante resetear la propia mente.

Jesús Calleja, con los usuarios del CRE. / Campillo

«Es importante encontrar un click donde resetees y tengas un plan y una meta. Salimos de un punto A pero no hay un punto B y nos dejamos llevar; dejarse llevar conlleva que pase el tiempo y no ocurran muchas cosas». El propio Jesús Calleja colocaba como su «punto B» el ascenso al Everest, donde descubrió lo que quería hacer y se sitúa como el momento más importante y positivo de su vida.

En el lado contrario recordó el momento en el que se quedó atrapado en una sima y les dieron casi por desahuciados. De ello, también aprendió cómo gestionar los peligros y las situaciones extremas.«Ha habido momentos delicados, pero el 90% han sido buenos o procuro que lo sean, y disfrutar de la vida dando la vuelta incluso a los momentos malos».

El aventurero leonés ha respondido a las diferentes preguntas del público, ha conversado con ellos y les ha tratado de mostrar que existe luz al otro lado del túnel.