Ponferrada se sube a la ola feminista con otra marea por el 8-M

Miles de personas desfilan por las calles de la capital berciana, que se tiñeron de morado y negro al paso de la manifestación que conmemora el Día Internacional de la Mujer

Manifestación del 8-M en Ponferrada. /CÉSAR SÁNCHEZ
Manifestación del 8-M en Ponferrada. / CÉSAR SÁNCHEZ
DAVID ÁLVAREZPonferrada

Más de 6.000 personas, según la Policía Municipal, cerca de 10.000 según los convocantes, tiñeron este viernes de negro y morado las principales calles de Ponferrada durante la manifestación del Día Internacional de la Mujer, convocada por la Plataforma contra las Violencias Machistas del Bierzo y Laciana y la que se sumaron sindicatos, instituciones y organizaciones de distinto tipo. Aunque el perfil mayoritario era el de una mujer joven, la manifestación, que se desarrolló en un ambiente festivo entre cánticos y consignas, reunió entre sus asistentes a personas de ambos sexos y de todas las edades y condiciones, tras una pancarta en la que se leía el mensaje «Juntas y fuertes, feministas siempre».

Con salida en la céntrica plaza de Lazúrtegui, la marcha recorrió las arterias de la ciudad hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento, donde la alcaldesa, Gloria Fernández Merayo, recibió a los manifestantes antes de que éstos dieran lectura al manifiesto de la protesta. Como portavoz de la plataforma convocante, Ana Pilar Rodríguez, subrayó que «feminismo es democracia e igualdad» y que la marcha de hoy supone un ejemplo de «hombres y mujeres feministas luchando por un mundo mejor e igualitario».

En esa línea, la portavoz de los convocantes recalcó que «la lucha feminista siempre ha sido pacífica y no violenta» y apostó por «insistir en los ámbitos políticos para que los derechos y la igualdad sean efectivos durante los 365 días del año. «Sólo hay un feminismo, no hay que ponerle apellidos», subrayó Rodríguez, que lamentó los intentos en este sentido por parte de «un machismo que se viste de muchos colores».

Manifestación del 8-M en Ponferrada.
Manifestación del 8-M en Ponferrada. / CÉSAR SÁNCHEZ

Un incidente y placas de guerrilleras

Un único incidente aislado puso la nota negativa en la marcha, cuando dos hombres quisieron convertirse en protagonistas de la jornada al increpar, al inicio de la marcha, aún en las inmediaciones de la plaza Lazúrtegui, a algunas de las participantes en la manifestación, a las que llamaron «radicales» o «feminazis».

Además, un grupo de activistas anónimo instaló en diversas calles de la ciudad unas placas, a imitación de las oficiales, en las que se reivindica el nombre de mujeres que protagonizaron en la comarca la lucha guerrillera contra el franquismo, como Eduviges Núñez, Amalia de la Fuente, Herminia Arias o Julia Macías. El año pasado, una acción de similares características provocó que algunas de las estatuas de la ciudad apareciesen cubiertas con delantales, como reivindicación del trabajo doméstico llevado a cabo por las mujeres.

Manifestación del 8-M en Ponferrada.
Manifestación del 8-M en Ponferrada. / CÉSAR SÁNCHEZ
Manifestación del 8-M en Ponferrada.
Manifestación del 8-M en Ponferrada. / CÉSAR SÁN CHEZ