https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Un tren con olor a mar

Los leoneses vuelven a ponerse el bañador y las chanclas para subirse al Tren Playero, un servicio que conecta a la capital del Bernesga con las playas de Gijón en un trayecto pensado para poder ir y volver en el día

Un niño se hace una foto poco antes de subir al Tren Playero. / Noelia Brandón
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

Hoy Mónica y Gema van con tiempo. Tanto tiempo que, cuando entran, el tren aún no ha llegado a la estación. Prefieren ir sobre seguro y evitar errores que frustren el plan. Como ellas, un goteo constante de leoneses va llegando a la vía 3 en una mañana que ya apunta que hoy hará calor... Al menos a este lado de Pajares.

Apuntes

Aunque el destino es el mismo para todos y la vuelta está también marcada, los planes cambian. «Hace bueno y aquí no hay playa, así que iremos allí a pasar el día, cambiar de aires y tostarnos», comentan las dos jóvenes, mochila y sombrilla al hombro.

Los veranos en León no serían lo mismo sin él. El Tren Playero vuelve a conectar la capital del Bernesga con las playas de Gijón, en una opción que sigue gustando.

La sombrilla, las chanclas y el bañador no pueden faltar. El viejo tren va llenándose de leoneses tras salir de Valladolid con destino a las playas de Gijón. Podría parecer que un solo día no da para mucho, pero vaya que si merece la pena. «Cunde mucho, porque puedes ir a la playa, ver Gijón y disfrutar de la Semana Negra, que es lo que voy a hacer yo», comenta una viajera poco antes de subir al tren.

Con la salida marcada a las 9:37 horas del domingo, no hay leonés que no guarde mil anécdotas de este querido viaje o las vaya a generar en las próximas semanas. La planificación del servicio permite pasar el día en Gijón sin prisas, volviendo a montar a las 20:25 horas para llegar a León poco más tarde de las doce de la noche.

Poniente, San Lorenzo y El Arbeyal siguen siendo las playas más apreciadas por aquellos que tienen entre sus objetivos coger un poco de color en la arena.

Los viajeros van subiendo a este tren tan querido y especial por los leoneses, que permite que la capital tenga playa durante el verano. Una opción con la que aprovechar el día a bordo de un tren que ya parte hacia el mar. Mónica y Gema eligieron buen día para llegar pronto.