https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El 'Recolector de estrellas', víctima de una foto

Esta escultura de 150 kilos instalada en el Pasaje de San Agustín fue derribada mientras una persona se realizaba una instantánea encima de la estructura | La obra de Amancio González se inauguró el 28 de diciembre del pasado año en homenaje a la filántropa Paz Fernández Peña

Amancio González repara la escultura en su taller de Lorenzana. / S. Santos
n. brandón
N. BRANDÓNLeón

Sólo ocho meses han pasado desde la llegada de la escultura el 'Recolector de Estrellas' al Pasaje de Paz Fernández Peña, también conocido como Pasaje de San Agustín, y ya ha sufrido dos percances en menos de diez días que han obligado a su restauración. El definitivo, ocurría cuando una persona que quiso realizarse una foto con la obra del escultor leonés Amancio González, subió a la estructura y el anclaje de la escultura principal del conjunto no aguantó el peso, pensado para sujetar sólamente su peso de 150 kilos.

Su llegada al pasaje

«En el primer altercado alguien se subió encima y rompió un pie. En el segundo, ya cayó al suelo. Posiblemente, como este personaje está tirando de la cuerda, el chico intento simular el gesto y lo tiró», explica el propio Amancio González en su taller de Lorenzana.

Fruto de este accidente, el 'Recolector' ha tenido que pasar de nuevo por el taller para su reparación, dejando 'sueltas' a las estrellas del cielo de León por una temporada. Aunque no por mucho tiempo, ya que el regreso de este personaje escultórico a su posición se producirá en los próximos días.

Un incidente que para el escultor no es fruto de otra cosa que la moda de hacerse fotos en posiciones graciosas o arriesgadas. Amancio se alegra de que no se produjeran daños personales en el accidente, del que por lo menos ha podido sacar algo positivo.

«Estoy contento porque me ha permitido corregir algunas cosas, ya que al verlo en su posición final he podido rectificar detalles», afirma el escultor.

No es la primera vez que sus obras sufren roturas de este tipo, aunque por motivos de otra naturaleza. «Me destrozaron en Turquía una escultura intencionadamente porque el personaje estaba desnudo. Aquí más cerca, el Hito de la Memoria, también ha sido atacada, pero con motivos políticos de pintadas reivindicativas».

Hechos aislados para este escultor, que opina que las esculturas públicas en León son respetadas «todas, o casi todas». Un accidente sin mala intención que ha dejado a las estrellas del pasaje a la espera de su convaleciente recolector.