https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

«Les deseo suerte... en lo personal»

La corporación municipal acude al último pleno del mandato en el Ayuntamiento de León donde apenas hubo tiempo para la emoción y las despedidas y en el que un escueto «se levanta la sesión» del alcalde en funciones, Antonio Silván, daba por concluido en San Marcelo

Mesa presidencial y concejales que abandonan su cargo al final de este mandato. / Sandra Santos
RUBÉN FARIÑASLeón

«Se levanta la sesión». Con un escueto mensaje Antonio Silván daba por zanjada, supuestamente, un mandato al frente del arco municipal de San Marcelo.

No hubo despedidas. no hubo gestos ni emoción. Un escueto mensaje de la portavoz de León en Común, en el que deseaba «suerte en lo personal» al resto de compañeros de corporación fue todo el sentimiento expresado en la última sesión, correspondiente al mes de mayo.

Y también hubo una petición, de un concejal saliente de Ciudadanos, para que los nuevos ediles sigan el protocolo en el juramento.

Esas fueron las dos únicas muestras en público de adiós de una corporación que ponía fin a cuatro años de mandato, de plenos tensos y chascarrillos, que se consumían el pasado 26 de mayo.

Eso sí, como bien recordó Agustín Rajoy, otro que se va, no hay que ser atrevidos para asegurar que ésta fue su última función, interpelando a Carmelo Sutil, al tratar un asunto de un reconocimiento de deuda.

Canuria y Villarroel, los últimos en sentarse

Y de una corporación que se despedía, a dos concejales que parecían avanzar el futuro minutos antes de la última sesión. José Antonio Diez y Eduardo López Sendino conversaron, a petición del socialista, y en sus manos parece quedar el próximo equipo de gobierno que rija León.

Los ediles acudieron a su asiento por última vez, esperando a que Vicente Canuria tomara su puesto y que Gemma Villarroel ocupara su escaño.

En una breve sesión se ponía colofón al mandato, a la espera de que no haya un nuevo revés a los resultados, y que la próxima vez que San Marcelo abra sus puertas sea para otorgar bandas y bastones y que el color del equipo de gobierno deje a un lado el azul anaranjado y pase a ser rojo tirando a púrpura.