Iván Morante, el diamante leonés que pule el Villarreal

El joven mediocentro de 18 años, después de hacer historia con el juvenil del club castellonense, buscará hacerse hueco en el filial amarillo en Segunda B | «En León hay mucho talento futbolístico, sólo necesitamos que vengan a vernos para descubrirnos», señala

Iván Morante, en una imagen durante la entrevista. / Inés Santos
Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Como si de una factoría se tratase, el Villarreal CF, con un crecimiento exponencial en las últimas dos décadas, no para de sacar jugadores de categoría. Pero, si se han distinguido por pulir diamantes en una posición, es la de mediocentro. El último caso, quizá el más sonado, el de Rodri Hernández, que catapultó su carrera desde su debut con el primer equipo amarillo, debutando con la selección, siendo uno de los fijos de Simeone en el Atlético y, recientemente, irse al Manchester City por 70 millones.

Él es uno de los referentes de otra gran perla que tiene el Villarreal y el fútbol leonés. Iván Morante, con tan solo 18 años, ya ha dejado en los campos de España muestras de su calidad y categoría. Llegó con 12 años a la cantera 'groguet' y desde entonces no ha parado de crecer.

Su mayor éxito llegó esta temporada con el Juvenil A villarrealense: campeones de liga y de la Copa del Rey, la primera del club. «Llevábamos mucho tiempo preparando la final, estando listos para todo esto», explica Morante a leonoticias, que afirma que ha vivido un año muy bueno, con el doblete Liga-Copa y estando muy cerca de la Copa de Campeones, que perdieron en la final.

«Ha sido un año excelente, hemos trabajado mucho», asegura el leonés, que rehúye la calificación de generación única que les han 'colocado' en Villarreal. «Es la primera vez que el Villarreal gana la Copa, pero en 2015 se hizo otro doblete», señala.

Su llegada al 'submarino amarillo'

Pero, ¿cómo llegó un niño de León hasta el Villarreal? Morante estaba en la cantera del CD Ejido, en la que jugó durante cinco años: uno de prebenjamín, dos de benjamín y dos de alevín. En este último, llegó la oportunidad. «Disputé el Campeonato de España territorial con Castilla y León y tuve la suerte de que me vieron los ojeadores del Villarreal y me fui con ellos», explica.

Pero no todo es tan sencillo como parece. En su primer año en la localidad castellonense, el primero de infantil, no todo fue rodado. Le costó adaptarse y pidió volver un año a León. La segunda temporada como infantil la disputó cedido en la Cultural, «algo que agradezco mucho a los dos clubes».

Tras un año en Villarreal, volvió a León como cedido a la Cultural para tomar impulso y seguir con su carrera – Inicio complicado

Esto le sirvió para coger fuerza, impulso, y llegar como un jugador mejor a la categoría cadete, donde comenzó a brillar, llegando a ser llamado, incluso, por la selección española, donde ahora es ya casi un habitual: «si lo haces bien en torneos importantes con estos clubes tan grandes, llamas la atención de los seleccionadores y es lo que me ha pasado a mi».

Si fija en Rodri y en un mediocentro zurdo como Bruno Soriano, ambos curtidos en la cantera del Villarreal, «una de las mejores de España, porque te forman en lo deportivo y en lo personal». Morante se define como un pivote de perfil defensivo pero al que le gusta tener el balón, con una buena visión de juego, buen último pase y disparo lejano.

Con estas cualidades, unidas al«trabajo, sacrificio y constancia», es uno de los valores más preciados de la cantera del Villarreal. Desde la costa mediterránea echa de menos León, «a mi familia y a mis amigos», aunque reconoce que recibe visitas frecuentes y que, ya acostumbrado a vivir solo y fuera de su ciudad, la 'morriña' es menor con el paso de los años.

El talento «por descubrir» en León

Desde la lejanía sigue el fútbol de la provincia y reconoce que está pendiente de las andanzas de la Cultural: «Han tenido mala suerte este año y no han podido meterse en playoff. Ojalá esta temporada que entra logren sus objetivos».

El fútbol profesional, y un equipo en estas categorías, sería un importante aliciente para la cantera leonesa, pero Morante pide «más visibilidad» para la base de la provincia porque, asegura, el talento existe. «No hay jugadores de León en Primera, pero creo que es porque se le da poca difusión. Aquí hay talento, pero los clubes grandes no se fijan en nosotros. Hay jugadores con valía suficiente para llegar hasta clubes importantes, sólo hace falta que vengan a vernos y tengan la suerte que sí tuve yo», explica.

El Villarreal B a corto plazo… y Primera a medio

Ahora ha comenzado un corto verano para Iván Morante, que a finales de julio volverá a vestirse del corto. El reto es mayor, el nivel que deberá dar también: el leonés hará la pretemporada con el Villarreal B, buscando un hueco en Segunda B. Si no sale bien, jugará en el Villarreal C, en la Tercera valenciana. «Voy a aprender muchísimo en cualquiera de los dos».

Morante hará la pretemporada con el Villarreal B y podría debutar con 18 años en Segunda B

En ambos casos, sólo sería un paso. Un paso más en su carrera, en la de un chico que es la gran esperanza actual del fútbol leonés para volver a ver a un chico de la tierra en Primera y una de las joyas de una cantera con muchos quilates, como la del Villarreal. Pero el objetivo para Morante está claro: «Quiero debutar en Primera con el Villarreal».

El camino a seguir está claro en la mente de este joven leonés que ya ha encandilado al fútbol base del país y que ahora busca seguir subiendo escalones con dirección al éxito.