«Mucho éxito y alegrías»

El Rey Felipe VI preside la entrega de Despachos Reales a los 227 alumnos de la XXVI promoción de la Academia Básica del Aire de La Virgen del Camino

CAMPILLO
I. SANTOSLeón

Su Majestad el Rey Felipe VI aterrizaba en el aeródromo militar de la Academia Básica del Aire en La Virgen del Camino para presidir la entrega de los reales despachos a sargento a 227 militares. Con una puntualidad extrema se daba inicio a la ceremonia a la que también asistieron una amplia representación de autoridades civiles y militares.

El Coronel José Antonio Gutiérrez Sevilla acompañó al rey Felipe VI a la Plaza de Armas donde recibió los Honores de Ordenanza que dieron inicio al acto. Posteriormente el capitán general de las Fuerzas Armadas procedió a pasar revista al Escuadrón de los Alumnos que formaban en la plaza.

El Arzobispo Castrense de España no quiso perderse la oportunidad de oficiar el acto de acción de gracias tras el que comenzó la entrega de despachos.

Luis Ángel Pose García, el sargento número uno de la promoción recibió su despacho de manos de su Majestad que finalizó con un emotivo aplauso por parte de todos los asistentes.

Tras él, los 226 sargentos fueron acercándose en perfecta formación a la mesa en la que las autoridades civiles y militares entregaron cada uno de los despachos. La XXVI promoción de la Academia Básica del Aire condecoró a 35 sargentos de control aéreo, 113 de mantenimiento operativo y 79 de protección y apoyo a la fuerza, de todos ellos este año tan sólo hay 15 mujeres.

El jefe de línea ordenó el descanso de los alumnos que recibieron la última lección por parte del coronel director de la academia. Les recordó el rigor y la eficiencia con la que deben emplear los recursos que la sociedad y que nunca olviden la formación en valores en la que se han formado. Tras esta última lección, se entonó el himno del Ejército del Aire.

El rey Felipe VI ordenó a los alumnos que rompieses filas por última vez y la alegría inundó la Academia. Su Majestad presidió por decimoquinta ocasión la entrega de Reales Despachos de sargento a quienes deseó «mucho éxito, muchas alegrías en vuestra carrera, que iniciáis hoy con paso honroso, como dice el lema de la Academia».

La Plaza de Armas entonaba al unísono el Himno a los Caídos en un homenaje a los que dieron su vida por España con la colocación de una corona de laurel por parte de dos sargentos alumnos.

Temas

España
 

Fotos