Los chicos de la EBAU

Cuarenta jóvenes que en unos meses se examinarán para acceder a la universidad se movilizan para lograr una prueba única en toda España por los agravios entre autonomías

Raúl Lumbreras, uno de los impulsores del movimiento por una EBAU común en toda España./Chacón
Raúl Lumbreras, uno de los impulsores del movimiento por una EBAU común en toda España. / Chacón
ICAL

«Nos mueve la injusticia y la desigualdad que se da en la prueba de acceso a la universidad en Castilla y León y que sufrimos los estudiantes de aquí con respecto a los de otras comunidades». Es el mensaje de un grupo de alumnos anónimos que se ha hecho fuerte a través de la redes y que el viernes, 23 de marzo, invita a salir a las calles a los futuros universitarios de esta Autonomía y a sus familias. El motivo, lograr que la prueba de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) sea única para toda España. Su argumento, las pruebas en Castilla y León son de mayor nivel y exigencia, lo que los sitúa en clara desventaja a la hora de elegir una carrera, incluso los expulsa de su tierra.

La manifestación, que se celebrará en Valladolid y partirá a las 18.30 horas de la plaza Zorrilla, cuenta ya con el respaldo de parte de la comunidad educativa de las provincias de Palencia, Zamora y León, desde donde está previsto fletar algún autocar y vehículos particulares.

Sus impulsores, un grupo de 40 delegados de centros públicos y concertados de la provincia de Valladolid, confían en reunir a unas 3.000 personas en una convocatoria que se ha organizado de manera casi vertiginosa. Está dirigida a todos los alumnos de Castilla y León de primero y segundo de Bachillerato y de cuarto de la ESO, «a todos los que compartan la causa», y reforzará la recogida de firmas, que ya suman unas 1.300 -confían llegar a las 3.000-, a través de internet en ebau.ml/firma, explican a ical..

Raúl Lumbreras en uno de los delegados que pone rostro a este movimiento. Tiene 18 años, estudia en el Instituto Julián Marías de Parquesol, en Valladolid, y explica que entre los impulsores de esta reivindicación nunca había existido ninguna relación como grupo, ni ninguno pertenece a ninguna asociación. Se organizaron tras una reunión para defender algo que comparten si no todos, la mayoría de los estudiantes que tendrán que enfrentarse en unos meses a la EBAU en Castilla y León, que es injusto que en esta Comunidad es temario sea superior y los criterios de corrección de exámenes «mucho más exigentes». «Lo que se busca es un punto de igualdad». Y por ello, advierten, van «a pelear» hasta conseguir que una prueba común en todo el territorio nacional.

«Los contactos hechos por nosotros o a través de llamadas recibidas de partidos políticos y organizaciones sindicales se ciñen únicamente a su apoyo a la causa, pero no tienen ningún vínculo organizativo y su presencia será bienvenida como todas las que se produzcan. Ha habido mucha gente que ha ofrecido su ayuda de forma altruista y desvinculada del movimiento como tal», sostiene.

En la misma línea se manifiesta Andrea De la Fuente, alumna de colegio Santa Teresa de Jesús. Sabe que su reto es complicado y ve la manifestación como el primera paso. «Al menos, servirá para denunciar la injusticia que sufrimos los estudiantes de Castilla y León, para que las promociones que vienen detrás de nosotros lo tengan algo más fácil».

De la Fuente insiste en que es una discriminación que los buenos resultados que el Informe PISA otorga al sistema educativo de la Comunidad no tengan reflejo ni en la EBAU ni en las universidades de la Comunidad. «No es lógico que los estudiantes de Castilla y León tengamos que enfrentarnos a temarios más amplios y exámenes más difíciles», asevera.

Mientras tanto, Álvaro Salgado, alumno del colegio Nuestra Señora de Lourdes, critica que a esta «desigualdad» se ha llegado por la «irresponsabilidad» del sistema educativo español, de la Junta de Castilla y León y de las universidades. «Lo único que reivindicamos es que en las universidades públicas, que se sostienen con el dinero de todos, estén los mejores alumnos, y que todos tengamos las mismas reglas de juego». Avanza que las movilizaciones no van a finalizar en la manifestación del próximo 23 de marzo; aunque aún no hay un calendario cerrado, la intención es trasladar las protestas a otras provincias e incluso a otras comunidades autónomas. «Estamos recibiendo el apoyo de muchos compañeros de otras regiones».

Contenido Patrocinado

Fotos