Tiangong-1, el satélite que puede caer en León

La provincia de León entra en la franja de riesgo por la caída del satélite chino Tiangong-1, un objeto del tamaño y peso de un camión y suspendido a 250 kilómetros sobre la Tierra

En amarillo, la zona de riesgo por la caída del satélite./
En amarillo, la zona de riesgo por la caída del satélite.
LEONOTICIASLeón

Un objeto del tamaño y peso de un camión (9 toneladas) y suspendido a 250 kilómetros sobre la Tierra gira sobre sí mismo de manera enloquecida mientras viaja a 28.000 kilómetros por hora.

Entrará en la atmósfera entre el 24 de marzo y el 9 de abril. Los expertos aeroespaciales llevan días elaborando ‘quinielas’ sobre los lugares en los que podría precipitarse.

España y sus vecinos mediterráneos (Italia, Grecia, quizás Portugal) se encuentran en una de las estrechas franjas que más papeletas acumulan de recibir el impacto.

Esto es así porque ‘Tiangong-1’, la estación espacial china fuera de control, completa cada giro terrestre (apenas hora y media) entre las latitudes 43º norte y sur.

La zona sur de España se encuentra dentro de la zona 'segura' de la posible caía, pero no así la zona norte. En realidad, y según las previsiones de los organismos internacionales, toda la franja norte se encuentra dentro de la trayectoria donde la probabilidad de impacto es mayor. Y la provincia de León, entra de lleno en esa 'quiniela' de opciones de recibir el impacto del satélite.

Imagen del satélite chino Tiangong-1.
Imagen del satélite chino Tiangong-1.

Pero los expertos son tajantes. «La posibilidad de que haga daño a alguien es la misma de que nos caiga un rayo», explica el director de Desarrollo de Negocio en la empresa aeroespacial GMV, Miguel Ángel Molina.

Curiosamente, la Agencia Espacial Europea (ESA) usa el mismo símil en su predicción, pero minimiza la ‘apuesta’ frente al rayo: «El riesgo es diez millones de veces menor».

Además, esa ventana de 16 días abierta a su llegada a la Tierra es para los expertos un mundo de imprevisión. «Incluso siete horas antes de la llegada, la incertidumbre será de miles y miles de kilómetros», remacha la predicción de The Aerospace Corporation.

‘Tiangong-1’ fue la primera estación de China en órbita. La lanzaron en 2011 y en sus 10,4 metros de largo acomodó a tripulantes hasta 2013. Después, los chinos decidieron mantenerla en órbita hasta que perdieron el control.

«Ese es el gran problema -insiste Miguel Ángel Molina, ingeniero aeronáutico experto en trayectorias-. Lo normal es mantener una reserva de combustible para redirigir el regreso. Pero no se ha hecho».

Contenido Patrocinado

Fotos