«Éramos tan pocos que los seis cursos cabíamos en el hall de la Facultad»

Anécdotas, historias y aventuras protagonizan el encuentro de los miembros de la primera promoción de la Facultad de Veterinaria (1963-1969) en su cincuenta aniversario

Foto de familia a las puertas del Rectorado. / Sandra Santos
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

La 'tourné' tenía una parada clave. La Facultad de Veterinaria, la suya, esa que da nombre a la avenida en la que se encuentra y que ahora, lejos de disecciones y anatomía, alberga el Rectorado. Los recuerdos sobreviven a las gafas, las arrugas, algún kilo más y la sabiduría y la experiencia en la mochila. Son pioneros, aquellos jóvenes que llenaron de vida la Facultad de Veterinaria en su primera promoción, la de 1969.

Ellos ponían el color, el estudio y el talento al edifico que ahora ocupa el rectorado y ahora han decidido volver a encontrarse cincuenta años después.

«Éramos tan pocos que en toda la Facultad los seis cursos cabíamos en el hall, que era tan pequeño como ahora», comentaba Francisco Rojo, miembro de aquella promoción y catedrático de la Universidad de León, uno de los 'liantes' (en opinión de todos) que organizó el encuentro.

Las anécdotas, historias y peripecias llenan las conversaciones. En aquella promoción tres mujeres empezaron y dos acabaron. Una de ellas, Mari Carmen Álvarez, contaba su experiencia, en la que no sintió «discriminación ni marginación alguna, porque todos competimos en buena lid y crecimos a base de méritos».

Una promoción de veterinarios de éxito que cuenta con cuatro catedráticos y dos profesores titulares de aquella decena que terminó la carrera en junio. Una vida dedicada al saber veterinario donde no han faltado las aventuras.

«Hay múltiples anécdotas, porque como éramos tan pocos siempre estábamos juntos, nuestro viaje de fin de curso por Europa es anécdota tras anécdota, pero no cabe comentarlas ahora», comentaba Juan Antonio Ordoñez, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.

En esa exitosa promoción también se encontraba la profesora Ana María Martínez Arias, de la Universidad de Dundee (Escocia), llegada para la ocasión.

Con diversas actividades y aventuras, el nutrido grupo de veterinarios recordó sus comienzos en León desde la experiencia laboral y vital y con las gafas y arrugas que aporta la experiencia.