Asturias se siente en Valencia de Don Juan

La ciudad coyantina celebra un año más, como ya es tradición desde 1975, el Día de Asturias en el que el sabor de la tierra vecina se nota en cada rincón | Una jornada en la que los coyantinos y visitantes han podido disfrutar de los pendones concejiles de la comarca, del tradicional bollo 'preñao' y de un vino prieto picudo en la zona aledaña al castillo de la localidad

Una gaitera toca en la plaza Mayor./I. Santos
Una gaitera toca en la plaza Mayor. / I. Santos
I. SANTOS
I. SANTOSValencia de Don Juan

Asturias se siente sin necesidad de cruzar el Negrón. Valencia de Don Juan se ha convertido este domingo en el lugar perfecto para saborear, escuchar y sentir a la comunidad vecina.

Un día en el que los vecinos de Coyanza y toda la comarcan rinden un especial homenaje a los vecinos asturianos, que en los meses de verano se convierten en verdaderos vecinos. La celebración, que se lleva a cabo en la localidad leonesa desde 1975, fue una gran fiesta en la que el sol y el calor acompañaron.

El Jardín de los Patos, en el entorno del Castillo, fue de nuevo el lugar ideal en el que comenzar y acabar con la fiesta. Por la mañana se llevó a cabo la venta y reparto del tradicional bollo 'preñao', que se acompañó con un vino –en este caso leonés- prieto picudo.

Un homenaje colorido

Coincidiendo también con el Día de Asturias, la localidad coyantina celebró el II Encuentro de Pendones. Las enseñas concejiles del Reino de León desfilaron desde la parte baja del castillo, por el paseo del río Esla, la Plaza Mayor para finalizar uniendose a la fiesta 'asturiana' en el Parque de los Patos.

Un encuentro que ha contado con los pendones de delegaciones llegadas desde Alcuetas, Ardoncino, Bercianos del Páramo, Cabreros del Río, Chozas de Abajo, Cistierna, Corbillos de Los Oteros, Gordoncillo, La Milla del Páramo, La Serna, Matadeón de Los Oteros, Morilla de Los Oteros, Prado de la Guzpeña, San Martín del Camino, Trobajo del Camino, Valencia de Don Juan, Valsemana, Vanidades-Benamarías, Villacelama, Villaquilambre, Villaverde de Sandoval, Villibañe y Zuares del Páramo.

De este modo, los actos llegaron a su momento estrella con el nombramiento de Rubén Negral Álvarez como Paisano de Honor de la localidad. De padres leoneses (de Quintanilla de los Oteros y de Cabañas), nace en Gijón en el año 1977. Desde entonces, junto a su familia ha pasado todos los veranos en Valencia de Don Juan y, más recientemente, ha ampliado sus estancias en otras fechas como Navidad y Semana Santa.

El joven también participa activamente en la vida social coyantina, siendo muy conocido en la localidad. Tanto es así que conocidos y amigos dan fe de que lleva con mucho honor el hecho de ser cofrade de la Hermandad de Jesús de Nazaret de Valencia de Don Juan.