El 8M a juicio: nuevas leyes y más violencia

Hay avances en la protección de la mujer y la concienciación, pero siguen las agresiones y la brecha económica

Un grupo de jóvenes, durante la concentración del pasado 8 de marzo en Bilbao; hoy las calles volverán a ser tomadas por las mujeres./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Un grupo de jóvenes, durante la concentración del pasado 8 de marzo en Bilbao; hoy las calles volverán a ser tomadas por las mujeres. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

Entre las pancartas y el ropaje púrpura de las manifestaciones feministas del año pasado había espacio para protestar contra la violencia machista («Ni una menos», se leía en un cartel. «Si matan a una nos matan a todas»), los piropos («No me silbes que no soy perro») y la libertad ciudadana («De camino a casa quiero ser libre, no valiente») y sexual («Yo elijo cómo me visto y con quién me desvisto»). La acción, además de desbordar las calles, consistía en una huelga en los trabajos y los hogares. «Paramos para cambiarlo todo».

Pocas semanas más tarde, la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra, que dejaba en abuso sexual el delito de La Manada de Pamplona contra una chica de 18 años que estaba de fiesta en los Sanfermines, parecía dar la razón a aquellas que acusaban a las instituciones del Estado de actuar, de alguna forma, para sostener un «patriarcado». Las movilizaciones se reactivaron y las consignas se repitieron durante aquellos días. Con la nueva convocatoria de huelga y renovadas las protestas en todo el país. ¿Cuál es el balance de logros reales del 8M un año después de la gran manifestación?

27 de septiembre de 2018. Una furgoneta de los servicios funerarios abandona el lugar en el fue asesinada por su pareja una mujer en Torrox.
27 de septiembre de 2018. Una furgoneta de los servicios funerarios abandona el lugar en el fue asesinada por su pareja una mujer en Torrox.
Violencia Hubo menos mujeres asesinadas por sus parejas en 2018

La arista más dramática y visible de la desigualdad social entre géneros despunta en las cifras de mujeres asesinadas por sus parejas, siempre hombres. En 2018, hubo 47 víctimas mortales de violencia de género (este año van 9), mientras que en 2017 fueron 51 mujeres.

En la macabra contabilidad, hay una disminución significativa, estadisticamente entre las más bajas desde que se contabilizan sus asesinatos. Pero ésto contrasta con la menor aplicación de medidas de emancipación para la maltratada. Según datos del Ministerio de Igualdad, la cantidad de mujeres que recibieron soporte económico para paliar la violencia de género disminuyó un 11% entre 2018 y 2017; las que recibieron ayudas para cambiar de residencia bajó un 9% y las receptoras de la renta activa de inserción cayó un 5%.

«Hemos avanzado en conciencia y participación política», dice Antonia Ávalos, directora de Mujeres Supervivientes. «Las mujeres ya no tememos declararnos feministas a pesar de las violencias que puedan suscitar nuestras convicciones políticas por la igualdad».

El gabinete de Pedro Sánchez consta de once ministras y seis ministros.
El gabinete de Pedro Sánchez consta de once ministras y seis ministros.
Política Aumenta la legislación feminista y surgen resistencias políticas

El gabinete de Pedro Sánchez consta de once ministras y seis ministros, y es el primer gobierno que cuenta con más mujeres que hombres en los altos cargos de la administración. La «igualdad» ha sido uno de los ejes de su legislatura, con la aprobación de estas medidas concretas: ampliación del permiso de paternidad a 16 semanas; obligación a que el 40% de los directivos en el ámbito deportivo público sea femenino; financiación de las cuotas de los cuidadores no profesionales (gran mayoría de mujeres), imposición de la publicación de salarios por sexo en las empresas y recuperación de la reproducción asistida para mujeres solas y lesbianas en el sistema de salud.

«Legislamos porque tenemos la obligación de remover los obstáculos que impiden la plena incorporación de las mujeres en los diferentes ámbitos sociales», afirma Silvia Buabent, directora del Instituto de la Mujer. «Vivimos en una sociedad patriarcal, sin ninguna duda, en el que las mujeres tenemos que demostrar el doble que los hombres, pero hay pasos adelante». Aunque se revisó «bajo perspectiva de género» la ley de Enjuiciamiento Criminal, no hubo cambios en la tipificación de los delitos sexuales ni en los plazos de prescripción.

«Vivimos en una sociedad patriarcal, pero hay pasos adelante»

Más allá del lenguaje inclusivo, los cuatro principales partidos políticos (PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos) presentan un candidato hombre, que lidera la formación. Desde el 8M, sólo una mujer, Soraya Sáenz de Santamaría, ha tenido la oportunidad de encabezar las listas de su partido, pero perdió en primarias contra Pablo Casado.

El auge feminista también ha ocasionado una resistencia social traducida en votos para un partido de extrema derecha, Vox, en las autonómicas de Andalucía. «Asistimos a reacciones muy duras que cuestionan e intentan deslegitimar las reivindicaciones feministas y las políticas públicas de igualdad», sostiene Arantxa Elizondo, profesora de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco (UPV). «Pero cada vez está más claro que una gran parte de la sociedad no está dispuesta a tolerar retrocesos».

Hogar Caen los estereotipos y se comparten más las tareas domésticas

En un año se han notificado variaciones importantes en el informe anual de Eurostat. Aunque España sigue la tendencia del resto de Europa, en que las mujeres están al cuidado de los hijos, la proporción de ellas por cada varón en esa situación ha disminuido. Por cada hombre solo que cuidaba a sus hijos, había nueve mujeres en esa situación. Ahora en las familias monoparentales hay una relación menor: seis mujeres por cada uno de ellos, según los dos informes recientes europeos. Por otra parte, en los últimos doce meses subió medio punto la cantidad de mujeres que terminaron los estudios superiores (38,9% de ellas).

En cuanto al tipo de relaciones, el Barómetro Juventud y Género del Centro Reina Sofía clasifica a las nuevas generaciones según la igualdad entre mujeres y hombres o la existencia o no de estereotipos, y encuentra dos extremos. Uno, conformado por el 44% de la población juvenil, que apuesta por la equidad y la libertad. El otro grupo, en las antípodas, es un 17% identificado con «relaciones muy opresivas» y que no aceptan el sexo en las primeras citas.

«Los cambios sociales son lentos», asegura Buabent. «No podemos pretender que se evidencien de un día para otro, de un año para otro. El movimiento feminista trabaja incansablemente desde los años 70, y la movilización del 8 de marzo sensibilizó y concienció a la ciudadanía para que tenga en cuenta las demandas, sensibilidades y derechos de más de la mitad de la población».

Economía Se mantiene la brecha salarial y una menor tasa de empleo

La diferencia salarial entre hombres y mujeres prosigue sin apenas cambios en los últimos años y alcanza el 10,6% por hora en jornada completa (14,5 euros para las mujeres y 16,3 para los hombres), según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística.

Ahora bien, se progresa en equidad, aunque levemente, en cuanto a la tasa de empleo cuando ellas empiezan a tener hijos. Pasa de 64% a 66% en la franja más desigual y gana unas décimas con respecto al año anterior, hasta llegar al 50%, si la mujer tiene tres o más hijos. Así, se recorta la brecha de género en la tasa de empleo: el 11,9% en el último año medido (2017), mientras fue del 11,2% en el periodo anterior.

EN SU CONTEXTO

47
mujeres asesinadas en 2018, cuatro menos que el año anterior según las cifras del Ministerio de Igualdad. En lo que va de 2019 la violencia de género se ha cobrado nueve víctimas más.
10,6%
de diferencia hay entre los salarios por género, si se calculan por hora en jornada completa (14,5 euros para las mujeres y 16,3 para los hombres), según el Instituto Nacional de Estadística.
2.095
agresiones sexuales se registraron en 2018, cuando el periodo anterior alcanzaron 1.811. A pesar del aumento, se dictaron menos órdenes de protección: 38.488, contra 29.267 emitidas en 2017.
23,7%
de consejeras en las empresas más fuertes del parqué con respecto a los hombres, proporción similar a la del año anterior. En los consejos de las 35 firmas hay 108 mujeres y 455 hombres.

En cuanto a las opciones laborales, un experimento de la Universidad Pompeu Fabra, que envió el mismo currículo con diferente nombre y cantidad de hijos a las mismas empresas (1.372 ofertas de trabajo), demostró que a ellos los llamaban una tercera parte más que a ellas (10% de las solicitudes vs. 7%). En efecto, ellas están en paro más que ellos y la diferencia porcentual no ha variado: 19% (15,7% para hombres según el informe de Eurostat de 2018).

«Durante la crisis económica que comenzó en el 2008 y los cinco años posteriores el paro afectó más a los hombres y se redujo la brecha salarial por la mala situación económica», explica Rosa Borge, profesora de Ciencias Políticas y de la Administración de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC). «Pero en la actualidad la recuperación ha beneficiado sobre todo a los hombres que han sido empleados proporcionalmente más y han visto aumentados sus sueldos en mayor medida que las mujeres».

Por otro lado, la relación agridulce entre el capitalismo y el feminismo también se pone de relieve el 8M. Mientras algunos sectores exhortan a dejar de comprar, por ejemplo, en grandes cadenas de ropa, otras emprendedoras comercializan sudaderas (49 euros), camisetas (26 euros) y bolsos (19 euros) con el lema '#Nosotrasparamos'.

Cuerpo Aumentan las agresiones sexuales y bajan las órdenes de protección

La prostitución estuvo en el debate público estos últimos doce meses. Por primera vez se legalizó un sindicato de prostitutas, llamado Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras), cuyos estatutos fueron invalidados por la Audiencia Nacional , cuando la Fiscalía inició un proceso de impugnación.

Las agresiones sexuales, de las que las prostitutas son las más atacadas en los casos de violación grupal, aumentaron un 15,7% según el Ministerio de Interior. Pasaron de 1.811 en 2017 a 2.095 en 2018, pero se dictaron menos órdenes de protección: de 38.488 a 29.267.

«La recuperación económica ha beneficiado sobre todo a los hombres»

En cuanto a la utilización del cuerpo de la mujer con fines comerciales, el gobierno actuó también contra los vientres de alquiler, aunque sólo los ofrecidos por clínicas de dos países (Ucrania y Georgia), al impedir, mediante directrices burocráticas, el registro consular de los bebés. Sin embargo, no hubo avances legislativos en ninguna de las dos materias.

Las mujeres también han abortado más (un punto porcentual de variación, 94.123 abortos), afirma el INE. La ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo, modificada en 2015 para que las menores de 17 años necesiten el consentimiento de sus padres, no se alteró a pesar del cambio de gobierno.

Empresa Se estanca la designación de consejeras en el Ibex 35

La posición en el poder económico de la mujer ha variado muy poco de un año para otro. En el siglo XXI hay una revolución por día, pero los cambios en el parqué no parecen producirse por irrupciones callejeras. Las 35 empresas más fuertes que cotizan en bolsa en 2018 tuvieron entre sus consejeros a 455 hombres y 108 mujeres.

En otras palabras, menos de la cuarta parte es femenina. Un porcentaje (23,7%) igual al del año anterior. En el mercado continuo, la proporción cae hasta el 18,5%. Paradójicamente, antes de las manifestaciones del 8M el crecimiento había sido de un punto en 2017 y de 13,7% en 2016. De ellas, sólo tres mujeres son ejecutivas de la empresa, de las que dos forman parte de las familias accionistas.

Leyes El Tribunal Supremo aumenta el alcance de la violencia de género

La sentencia de La Manada de Pamplona tuvo el voto particular de un juez que vio «jolgorio» y pidió la absolución. Ante tal noticia, se alzaron voces indignadas que pidieron que aquello se tipificara como agresión sexual y señalaron la desprotección de las víctimas de violación.

No obstante, en altas instancias y en silencio se han dictado resoluciones en los últimos meses que estrechan la impunidad de los agresores. El Supremo sentó jurisprudencia en un puñado de sentencias que busca una mayor defensa de la mujer y amplía el alcance de la violencia machista. Entre las más relevantes están aquellas que fijan doctrina sobre la agravante de género.

En octubre de 2018 el Tribunal Supremo descartó la obligación de comprobar que el hombre tuviera la intención de humillar a la mujer o que existiera un «deseo de dominación machista» para aplicarla. Un mes después estableció que la agravante valía en todos los casos en que un hombre actuara contra una mujer «por el mero hecho de serlo, aunque entre agresor y víctima no exista ningún tipo de relación». Por último, esta misma semana estableció que dicha agravante no exige una «especial intención de humillar, sino que sea fruto de una situación ya de por sí humillante».

Además, determinó que toda agresión de un hombre contra su pareja o expareja era un «acto de poder y superioridad», sin importar la motivación o intencionalidad, por lo que siempre era violencia de género. Por violencia de género ha habido un aumento de condenados del 4,8% anual, según las últimas estadísticas conocidas del INE, que pasaron de 25.959 a 27.202 hombres, mientras hubo un 1,7% menos absoluciones.