'La Escondida', la última reserva

Reuters publica las últimas imágenes de los trabajadores de 'La Escondida', la última mina en parar su actividad a la espera de conocer si se podrá regresar al tajo | El empresario Manuel Lamelas estudia cómo devolver los 8,35 millones de euros

Uno de los mineros en La Escondida en su último día en el tajo./Eloy Alonso | Agencia Reuters
Uno de los mineros en La Escondida en su último día en el tajo. / Eloy Alonso | Agencia Reuters
J.C.León

Son los últimos de 'La Escondida', la última reserva de la minería. La agencia Reuters ha publicado la imagen de los últimos mineros de esta explotación que estuvieron en el 'tajo'. Tras ellos, el silencio.

Es la imagen de los trabajadores de interior, ahora a la espera de que un empresario «minero de los pies a la cabeza» logre obtener los permisos necesarios para continuar con la actividad.

Manuel Lamelas Viloria, ya octogenario, no se resiste a entregar 'la cuchara' y abandonar un sector al que ha permanecido estrechamente ligado a lo largo de toda su vida.

Impetuoso empresario

Aseguran quienes le han conocido que Viloria es un empresario «impetuoso» que «se crece frente a la adversidad» y que morirá «con el casco y las botas puestas, como lo hacen los mineros».

Su empeño, su entrega al sector, le hace ser «primero minero y después empresario». Quizá por eso se resiste a al cierre. Mientras todo el sector ha parado las máquinas él mantiene a una decena de trabajadores activos en 'La Escondida'. Ellos realizan tareas de mantenimiento, principalmente de achique.

El objeto no es otro que tener asegurada la actividad inmediata si esto fuera posible. Volver a activar la maquinaria de 'La Escondida' no es tan solo una cuestión logística o mecánica. Es, ante todo, una cuestión económica.

'La Escondida'

'La Escondida' (Hijos de Baldomero García) tendrá que devolver 8,35 millones de euros si quiere volver a picar carbón. Ésa es la cantidad que percibió la empresa como ayudas al cierre por parte de Europa.

«Hay que defender unas reservas de carbón, que pueden hacer falta en cualquier momento. El carbón siempre será necesario, se puede vender a otras empresas que no son térmicas, hay empresas de otros sectores que necesitan el mineral. Importamos carbón porque aquí no se saca. Y eso es una realidad», ha remarcado el empresario en sus últimas entrevistas.

«Queremos seguir»

Cómo realizar la devolución de ese dinero es la clave para que 'La Escondida' se convierta en la última reserva del sector. Si la fórmula para las devoluciones es la correcta se podrá mantener la empresa. De no ser así, se irá al cierre.

De momento el empresario ha ganado tiempo. El día 8 se decidirá una parte del futuro. «Soy de Torre del Bierzo, minero, y queremos seguir con la actividad», ha reafirmado con contundencia Lamelas. Poco se puede añadir a su determinante expresión.

 

Fotos