El obispo Julián, un cuarto de siglo de dedicación episcopal

La Catedral de León ha acogido este jueves el 25 aniversario de la ordenación episcopal del obispo de León, en un acto que el que López ha pedido a Dios que «me guíe y sostenga en el servicio pastoral en esta santa Iglesia Legionense»

El obispo de León durante la ceremonia de aniversario de su ordenación episcopal.
Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Una catedral llena celebró el XXV aniversario de la ordenación episcopal del obispo de León, Julián López. Durante la ceremonia se ha agradecido y rememorado el desempeño que este eclesiastico ha dado a la comunidad cristiana.

Rodeado cardenales, obispos, sacerdotes y familiares, Julian López ha dado las gracias al señor «por esta otra cifra redonda, motivo no sólo para la acción de gracias al Señor, sino también para la súplica humilde de su misericordia, no solo por mis posibles fallos habidos en el pasado sino especialmente para que me guíe y sostenga en vuestro servicio pastoral durante el tiempo que su providencia me conceda ser el pastor de esta santa Iglesia Legionense». Este evento también ha contado con la participación del alcalde de León, Jose Antonio Díaz y el subdelegado del Gobierno Faustino Sanchez.

Unas 'bodas de plata' episcopales que remiten al nombramiento de Julián López como obispo de Ciudad Rodrigo promovido por el Papa San Juan Pablo II el 15 de julio de 1994, que se hacía efectivo el día 25 de septiembre de aquel mismo año 1994, cuando recibía la ordenación episcopal en la catedral de Ciudad Rodrigo de manos del entonces Nuncio Apostólico en España monseñor Mario Tagliaferri como ministro ordenante principal.

Tras una etapa de nueve años como obispo civitatense, el día 19 de marzo de 2002, recordaba con ilusión el propio Julián López su nombramiento como «obispo de León y el día 28 de abril hacía su entrada en la sede legionense para ponerse al servicio de la Iglesia de León».

La Pulchra leonina

Dos diócesis a las que López Martín ha dedicado ya veinticinco años de desempeño episcopal desde aquel 25 de septiembre de 1994 que rememora al exclamar en su Carta Pastoral: «¡Cuántos recuerdos, cuántas personas, cuántos acontecimientos grandes y pequeños vienen a la memoria en torno a esa fecha del 25 de septiembre de 1994! Familia, amigos, feligreses y tantas personas, conocidas y desconocidas, que vivieron emocionadas el acontecimiento y que se alegran con aquella llamada para servir apostólicamente en una entrañable diócesis, Ciudad Rodrigo, humilde y pequeña estadísticamente pero cargada de amor y de fidelidad a la Iglesia. Y después, desde el 19 de marzo de 2002 cuando fui preconizado para León tomando posesión el día 28 de abril en la Pulchra leonina, la Diócesis tan hermosa por su historia, rica en vocaciones, como por la belleza gótica y transparente de su Sede catedral».