Monitorizados para salvar vidas

Cruz Roja León presenta el programa 'Cuídate +', por el que instala distintos dispositivos en viviendas de personas con necesidad de cuidados especiales para que los familiares y la propia ONG puedan anticiparse a los accidentes con una tecnología muy poco invasiva

Uno de los aparatos instalados en las viviendas. / S. Santos
Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

La tecnología es una vía para mejorar nuestras vidas y las de nuestros allegados y Cruz Roja León, a través de ella, quiere dar un paso más. Sin sacar a las personas con distintas necesidades de su entorno, quiere protegerla con un sistema innovador y diferente en el que siempre estén cuidados aunque ellos no noten ninguna diferencia.

Estesistema ha sido presentado por miembros de Cruz Roja León, apoyados por representantes del Ayuntamiento de León, la Junta de Castilla y León y de la subdelegación del Gobierno en el que han querido mostrar cómo funciona en un piso piloto.

«Pasamos de una teleasistencia más pasiva, en la que el usuario tiene que apretar un botón, a algo más predictivo, en el que queremos anticipar el momento del accidente», explica Marta Cuesta, coordinadora provincial de Cruz Roja León.

Detectores de humo, detectores de presencia, un sensor para controlar las veces que se abre el frigorífico, detector de inundación o un sensor en la puerta de la casa para saber si el usuario sale de casa... Todos estos dispositivos permitirán saber en todo momento el estado de esta persona.

«Es una monitorización poco invasiva, que está en las habitaciones y que dejarán que los familiares más allegados de los usuarios puedan controlar incluso por televisión», señala el presidente de Cruz Roja León, José Ignacio de Luis.

Estos dispositivos alertarían a familiares y a la central de Cruz Roja, pudiéndose personalizar el servicio dependiendo de cada caso. Ya se ha empezado a implementar en la provincia con buenos resultados.

Con el apoyo de Aspaym, estos dispositivos se han instalado en cinco domicilios de Sahagún con «buenos resultados». Además, destacan que este servicio es recomendable para todos los mayores de 80 años que vivan solos, pero también para personas con trastornos alimenticios o mentales y que, de forma privada, podría obtenerse por dos euros al día.