No sin mi labial rojo

El prestigioso maquillador Mario Marrero ofrece en El Corte Inglés los consejos para realzar la belleza y dar seguridad a la mujer, apostando por la naturalidad y luminosidad, con tres imprescindibles en cualquier neceser: máscara de pestañas, colorete y una barra de labios

Masterclass de Mario Marrero en El Corte Inglés de León. / I. Santos
A. Cubillas
A. CUBILLASLeón

Para el diseñador Calvin Klein «lo mejor es lucir natural. Pero se necesita maquillaje para verse natural».

Una idea en la que este jueves ha incidido el prestigioso maquillador Mario Marrero que, en el marco del 25 aniversario de El Corte Inglés de León, ha recalado en la capital tras ser reconocido como uno de los mejores profesionales del mundo.

De la mano de Lancome y en sesiones de 45 minutos, Marrero ha ofrecido algunos de los 'tips' básicos para un maquillaje diario, centrándose principalmente en el ojo, labio y pómulo. Su objetivo principal, dar los cuatro destalles básicos para «que una clienta sea autosuficiente, sea capaz de maquillarse sola y consiga seguridad en sí misma a la hora de maquillarse».

Una sesiones en las que ha incidido en la búsqueda de la natural a través del maquillaje, sin pectar por exceso o por defecto. A su juicio, muchas instagramers o youtbers han mal influenciado en las mujeres al maquillarse con «1.000 productos que no se aplican en la calle, donde la mujer busca la naturalidad».

«Por miedo a pasarse, muchas acaban poniéndose muy poco a nada», señala Marrero. Y, para que una mujer no cometa errores, entiende que hay tres productos que nunca deben faltar en el neceser de una mujer: máscara de pestañas, colorete y una buena barra de labios o un buen brillo.

Como tampoco el labial rojo, concebido para Marrero como un fondo de armario en una temporada en la que se mantiene el alza de los colores subidos de los labios y también de los mates. «Seguimos con las tendencias de los mates en los labios, las pieles con un punto de luminosidad y ante todo la transparencia, una piel bonita, natural y luminosa que no se vean caras demasiado recargadas».

Un maquillaje en el que debe primar el buen producto, para prolongar su duración y evitar que pasadas unas horas se esparza y, lejos de realzar, ensucie el rostro. «Un producto debe tener fijación y, ante todo, ser confortable», puntualizó.

Un lujo de masterclass en la que Marrero ha apostado por dar seguridad y realzar la belleza de las mujeres a través del maquillaje.