La integración: pasado y futuro a través del tren

La instalación de la rejuvenecida marquesina, símbolo histórico del ferrocarril en la ciudad de León, y la ampliación de la estación 'provisional' narran el progreso del tren en la capital | En seis meses, las obras de la integración estarán concluidas, aunque no será hasta 2021 cuando la nueva plataforma entre en funcionamiento

La estación del tren y la antigua marquesina en la ciudad de León. / Noelia Brandón
Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

Apenas hace una década, una brecha recorría el Oeste de la ciudad de León. Las vías del tren rajaban la capital y obligaban a usar pasarelas y un paso a nivel con barreras que todavía recuerdan los vecinos del Crucero, La Sal, La Vega o Armunia. Esta infraestructura parecía condenar a la zona a vivir anclada en el pasada, más allá del 'muro' del ferrocarril.

Sin embargo, en 2019, todo ello ha quedado en el recuerdo, en la memoria de estos ciudadanos de León que miran con nostalgia como la vieja marquesina, más renovada que nunca, guarda todavía las historias de su Estación del Norte y del barrio ferroviario.

El intenso color rojo, las vidrieras renovadas y sus pilares recuperados lucen sobre los operarios de la empresa encargada de dar una nueva vida al paso hacia el Oeste de la ciudad de León. Bajo la capota se finiquita el túnel subterráneo que permitirá progresar al tren hacia el Norte y que supondrá la integración de la alta velocidad en la capital leonesa.

De la marquesina... a la nueva estación

A escasos metros, al otro lado de una prolongación de Ordoño que padece con aceras provisionales y carriles improvisados los últimos retoques de la nueva infraestructura ferroviaria, se levanta la nueva estación, que en los últimos meses ha visto duplicada su capacidad.

Siguiendo los plazos marcados por Adif, en medio año los leoneses y visitantes podrán disfrutar de un apeadero más grande, más capacitado para acoger a los viajeros y que se adapte a las necesidades de una ciudad que ha visto en el AVE una oportunidad para apostar por el turismo.

La plataforma soterrada por la que discurrirán los trenes es ya visible y los remates se ejecutan en la superficie, donde se adecuará un entorno agradable y moderno para esta zona de León que quiere mirar al futuro, bien sea con la nueva estación, con los convoyes de alta velocidad o con su flamante Palacio de Exposiciones que mira hacia el futuro en los barrios del Oeste.

Punto y final en 2021

La eliminación de la barrera que suponían las vías ha abierto la ventana y aireado las calles más allá del río Bernesga de una ciudad que se propone mirar al futuro. La integración del ferrocarril ha dado un impulso a un área casi abandonada que se levanta ahora como exponente de la modernidad en la capital leonesa.

Los últimos plazos apuntan a marzo de 2020 como fecha límite para entregar la obra. Después será momento de pruebas y trabajos para que en 2021 el fondo de saco de la estación provisional pase a 'mejor vida' y permita al tren atravesar León de forma soterrada y se lleve consigo el letargo con el que castigó durante un siglo a este núcleo de la ciudad.