https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

En busca de Genara, la maestra de Cirujales

El Cementerio Civil de León podría ser el lugar donde descansan los restos de esta represaliada del franquismo, en una labor en la que se vuelca la ARMH con ayuda de un sindicato noruego

Fosa y restos que podrían ser de Genara Fernández. / Inés Santos
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

En aquel 4 de abril de 1941, Genara dijo adiós a León, a la vida y a un país que afrontaba más de treinta años de oscuridad. Ella vio apagarse la luz no sin antes gritar un ¡Viva Rusia!, como comentan aquellos que han investigado su historia, y también su injusta muerte.

Días intensos de búsqueda bajo el sol, pero la meta vale la pena. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica busca a Genara Fernández, una maestra de Cirujales fusilada en 41. Todo apunta a que sus restos reposan en el Cementerio Civil de León desde aquel día de abril. De hecho, han dado con los restos de una mujer que podría ser Genara.

A raíz de un artículo de la periodista leonesa Ana Gaitero, los familiares de Genara se pusieron en contacto con la Asociación, que mantenía que, en principio, todos los fusilados del Cementerio de León «estaban perdidos ya que la parte donde estaban enterrados fue destruida a finales de los 80», comenta Ana Cristina Rodríguez, historiadora y voluntaria de la ARMH. Cuál no sería la sorpresa de los familiares cuando, al preguntar en el camposanto, les dijeron que Genara estaba en el Cementerio Civil.

Según apuntan los libros de enterramiento, a partir de 1940 se enterraba a algunos represaliados o personas que morían en la cárcel esta zona del camposanto de Puente Castro.

Con esta información, la Asociación comenzó los trabajos de exhumación en la fosa número seis, donde apareció el esqueleto de mujer.

«Las compañeras de antropología física dicen que el cuerpo está en buen estado, pero hay que hacer pruebas de ADN», explica la historiadora.

Así era Genara

Maestra leonesa, Genara viajó a Asturias en el estallido de la Guerra Civil y de allí trató de viajar a Barcelona para exiliarse, pero su ideología de izquierdas fue motivo suficiente para su detención. Tras un consejo de guerra, a Genara le robaron su trabajo de maestra, obligándole a ganarse la vida como taquillera en los Cines Mary de León. Pero no acabaría aquí su historia.

«En el año 40 la detuvieron acusándola de lanzar propaganda comunista frente a la iglesia de San Marcelo en León», señala Ana Cristina Rodríguez. Tras un larguísimo procedimiento judicial fue condenada a muerte, indultada, y posteriormente acaba siendo fusilada el 4 de abril de 1941.

Los trabajos realizados en el Cementerio Civil de León podrían ser el inicio del descubrimiento de más restos, ya que allí podían encontrarse más cuerpos de represaliados. Esto es posible con un apoyo que sorprende: el de un sindicato de electricistas noruegos llamado Elogit, que desde hace años ayuda a financiar las exhumaciones que lleva a cabo la Asociación.

La búsqueda de Genara ha sido la motivación de este grupo de voluntarios arqueólogos e historiadores, tratando de rescatar la historia de una maestra que vuelve a la vida con esta exhumación y con un trabajo de investigación que parece que ha merecido la pena.

Acta de defunción de Genara.
Acta de defunción de Genara.