Galgos, perros de casa, no de caza

Decenas de leoneses secunda una protesta para exigir la eliminación del uso de perros en la caza por el elevado número de abandonos y maltratos que se registran tras el fin de la temporada de caza

Decenas de personas celebran una marcha en León contra el abandono y el maltrato anima / S. Santos
A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Son los reyes del sofá. Uno más de la familia. Animales libres Y de casa. Porque es falsa la creencia de que el galgo es de caza. Sin embargo, sigue siendo una de las razas más castigadas en España.

Para ellos, febrero, es sinónimo de calvario. Es el fin de la temporada de caza y las protectoras y refugios desbordan todas sus previsiones debido al abandono masivo de perros usados en cacerías.

Las cifras hablan por sí solas. El 40% de los perros que sufren maltrato en España son animales de cacería y el 13% de los abandonos se debió al fin de la temporada de caza, según las cifras del Seprona.

Por ello y por noveno año consecutivo, decenas de leoneses han salido a la calle este domingo para dar altavoz a la realidad de estos perros y para pedir una ley que prohíba la caza con galgos y otros perros de caza por el maltrato que ello conlleva.

Al grito de 'Con el sufrimiento yo no me divierto' la protesta ha recorrido varios puntos de la capital leonesa hasta la culminar a los pies de la Catedral donde se ha dado lectura a un manifiesto.

Allí se clamó poner fin al asesinato de los animales a la par que han instado al Gobierno a poner en marcha una herramienta legal y judicial que ponga el foco en los cazadores para frenar la tortura y abandono de los perros.

En este sentido, han remarcado la necesidad de que se realicen inspecciones antes, durante y después de la temporada a los cazadores para comprobar que esos animales están registrados porque a veces tienen camadas que matan al igual que aquellos que ya no les sirve.

Por ello, reclamaron, con los cambios legislativos correspondientes, la eliminación de la caza con perros como prioridad y la prohibición de la caza como actividad como petición global. Porque según advirtieron, no sólo es una cuestión de maltrato animal sino de maltrato a la biodiversidad de los bosques y montes.

Una protesta convocada por la Plataforma NAC (No A la Caza con galgos y otras razas), que ha tenido sus ecos en otras 30 ciudades españolas y en la que los protagonistas han sido ello, los perros, los amigos a cuatro patas que si gozan del respeto de sus dueños.

 

Fotos