Dueñas de su destino: las 100 doncellas de León

León realiza un viaje para revivir el infame tributo al emir de Córdoba para evitar que el pueblo cristiano fuese objeto de ataques y la liberación de las 100 doncellas

Doncellas convertidas en tributo para el Emir de Córdoba. / S. Santos
A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Leyenda o triste y vergonzosa realidad.

León rememora un año más con el infame tributo de las 100 doncellas al califa de Córdoba.

Bellas, jóvenes y resignadas ante su destino, las 100 doncellas procedentes de las parroquias de San Marcelo, San Martín, Santa Ana y Santa María del Mercado han recorrido en la tarde de este sábado las calles de la ciudad antigua para postrarse ante el califa.

Un alto, caro, injusto y sonrojaste tributo a cambio de garantizar la seguridad del Reino frente a un enemigo muy superior y que, según las viejas crónicas, finalizará en el año 884 en la Batalla de Clavijo tras la entrega de siete doncellas con la mano izquierda cortada como acto de desafío.

Precedidas por los caballeros a lomos de sus corceles y las 'sotaderas', las mujeres que les enseñarían las costumbres y usos del Emir y los musulmanes, las 100 doncellas han recorrido el casco histórico de León hasta culminar en la plaza de San Isidoro.

Allí, han invitado a los leoneses a viajar por la historia de León y revivir el desenlace de la cobardía de unos reyes denominados holgazanes que finalizó gracias a la valentía de las jóvenes Elvira, Leonor Garavito y Leonor de Quiñones.

Una recreación promovida por la Federación de Asociaciones Vecinales de León que por cuarto año consecutivo logran recuperar un pedazo del pasado lejano del Reino leonés, en el que se forjaron muchas de las leyendas, que hoy son las raíces de una tierra.

El apunte

Al parecer, el tributo de las 100 doncellas se firmó en la época del rey Mauregato de Asturias y León, terminaría, si hemos de creer a las viejas crónicas, en la batalla de Clavijo o de Albelda, como dicen otros, allá sobre el Monte Laturce, batalla en la que, según se afirma, se apareció el apóstol Santiago, patrono de este Reino hasta la llegada, desde Sevilla, de los restos del más sabio de los santos y el más santo de los sabios: San Isidoro.

En agradecimiento a dicha milagrosa intervención se establecería el voto a Santiago, hoy patrón de España, voto que, por cierto, aún en la actualidad se mantiene. El citado voto consistía, en un principio, en la entrega al santo de la parte del botín de una batalla que habría correspondido a un caballero.

Un acto que es el preludio de las Cantaderas, una celebración que tendrá lugar este domingo en agradecimiento a la victoria en la batalla de Clavijo, que incluye una ofrenda al cabildo catedralicio en un acto acompañado por las Cantaderas, las 100 doncellas una vez liberadas de ser enviadas como tributo.

Tras deleitar a los presentes con sus bailes tendrá lugar la celebración de foro u oferta que llevará a un enfrentamiento entre el poder civil y el eclesiástico y que finalizará en tablas hasta el próximo año, ya que ni el cabildo admite que la ofrenda sea una gracia concedida por la ciudad ni el consistorio acepta que sea una obligación.

Temas

León
 

Fotos