Votos contra las amenazas a Europa

Entre el jueves y el domingo, 500 millones de electores dirán a la Unión el camino que debe tomar en un mundo de desafíos

Campaña de voto por correo para las elecciones europeas. /Efe
Campaña de voto por correo para las elecciones europeas. / Efe
PAULA ROSAS Corresponsal en París (Francia)DARÍO MENOR Corresponsal en Roma (Italia)RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal en Moscú (Rusia)SALVADOR ARROYO Corresponsal en Bruselas (Bélgica)JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín (Alemania)

Un 60% de los 500 millones de ciudadanos llamados a elegir el próximo Parlamento Europeo ni siquiera sabe qué día son los comicios. Pero en sus manos descansa la responsabilidad de enfrentar el empuje de las fuerzas de ultraderecha contra los valores fundacionales y derrotar con su voto las amenazas a la Europa de la libre circulación, las políticas sociales y el multilateralismo.

Francia 26 de mayo

 Un referéndum sobre la gestión de Macron

Francia se juega mucho en las elecciones europeas. Mejor dicho, Emmanuel Macron se lo juega todo. El presidente, en horas bajas por la crisis de los 'chalecos amarillos', ha visto cómo en el último año se diluían sus ambiciosos proyectos para Europa, en parte por el auge de los populismos nacionalistas en el continente y por las desavenencias con su aliada la canciller alemana, Angela Merkel. Una victoria -posible según las encuestas- de la Reagrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen en las europeas podría asestar la estocada final al líder francés.

Es en este eje europeístas-nacionalistas en el que se juegan las elecciones, y los dos partidos en cabeza, La República en Marcha de Macron, con la escasamente magnética Nathalie Loiseau, exministra de Asuntos Europeos como cabeza de lista, y la RN se encuentran, según los sondeos, codo con codo. Después de la victoria indiscutible en 2014 del partido de Le Pen, la ultraderecha cuenta con revalidar su resultado en las únicas elecciones que le permiten mostrar su verdadera fuerza, ya que no se aplica el sistema de dos vueltas, que siempre les penaliza al hacer el resto de fuerzas bloque contra ellos. Pero, sobre todo, Le Pen y su cabeza de lista, Jordan Bardella, de solo 23 años, buscan llevar los comicios al terreno nacional y convertir las elecciones en un referéndum sobre la gestión de Macron.

Los franceses, hasta ahora, no siguen la campaña con excesivo interés. Se presentan 34 candidaturas, entre las que hay, además de los principales partidos, dos listas anti-islam, una monárquica y una que preconiza el 'frexit'. Los 'chalecos amarillos' están también presentes. La izquierda acude dividida al menos en cinco listas. Una pesadilla logística a la hora de repartir espacio propagandístico. Y un horror insufrible para seguir los debates televisivos, a los que han llegado a acudir once candidatos.

Alemania 26 de mayo

Los ecologistas escalan posiciones

Las elecciones europeas han despertando un interés inusual en Alemania, donde 41 partidos pugnan por hacerse con alguno de los 96 escaños en juego. Se espera un aumento apreciable de la participación, que hace cinco años fue del 48%. La preocupación por el auge de los partidos populistas y la concienciación de los jóvenes, que temen pagar los platos rotos del cambio climático y apuestan por un continente abierto y solidario, frente a las políticas que defienden los partidos euroescépticos ha disparado la intención de votar. Un sondeo del Politbarometer, de la cadena pública de televisión ZDF, revela que el 56% de los encuestados está muy o altamente interesado por acudir a las urnas. Además destaca que el 55% de los alemanes considera que la pertenencia a la UE está llena de ventajas, por solo un 10% que opina lo contrario.

La reforma de la UE, el 'brexit' y la amenaza populista dominan la campaña, en la que los conservadores de la CDU y la CSU se han concentrado en apoyar a su candidato común y líder del Partido Popular Europeo, el bávaro Manfred Weber, el más serio aspirante a suceder al luxemburgués Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión. Sus rivales nacionales son la ministra de Justicia socialdemócrata (SPD), Katarina Barley, y el ultraderechista presidente de Alternativa para Alemania (AfD), Jörg Meuthen. Los Verdes presentan una doble cabeza de lista con Ska Keller y Bas Eickhout. La primera es desde 2016 líder del grupo parlamentario ecologista en Estrasburgo.

Los sondeos dicen que los ecologistas serán, tras los conservadores de Merkel, los triunfadores de los comicios. La última encuesta electoral concede a CDU/CSU un 28%, seguidos de Los Verdes con un 18%. El SPD cae al tercer puesto con un 15%, seguido de los populistas de AfD con un 12%, mientras La Izquierda obtendría un 8% y los liberales del FDP un 7,5%, retornando al Parlamento Europeo, del que ahora estaban ausentes.

Italia 26 de mayo

Salvini espera la confirmación de su primado

Las elecciones europeas pueden haber llegado con un mes de retraso para la Liga. Desde que firmó el pacto con el Movimiento 5 Estrellas (M5E) que propició el nacimiento en junio del año pasado del Gobierno liderado por Giuseppe Conte, la formación de ultraderecha fue subiendo en las encuestas hasta adelantar a su socio y tocar techo a mediados de abril, con un 37% en intención de voto. Su hiperactivo líder, Matteo Salvini, seducía a una mayoría de electores conservadores al tiempo que birlaba al M5E parte de su electorado 'indignado'. Alteraba así los equilibrios de poder en la coalición y ponía las bases para una crisis de Gobierno que derivara en elecciones y un nuevo Ejecutivo liderado por la Liga.

En el momento en que a Salvini le toca confirmar estas previsiones las encuestas registran una flexión en su popularidad. Los casos de corrupción de las últimas semanas empiezan a notarse y el partido está ahora en un 30%, con el que a Salvini no le resultará fácil completar su plan en Roma ni tampoco imponer en Bruselas su euroescepticismo. Según sondeos publicados hace diez días, la última fecha permitida según la ley, por detrás de la Liga se situarían empatados en torno al 20% el M5E, doce puntos por debajo del resultado de las legislativas de marzo de 2018, y el Partido Democrático (PD, centro izquierda), que comienza a salir del túnel con su nuevo líder, Nicola Zingaretti. Una de las grandes incógnitas de estas europeas es la participación. La campaña permanente que vive el país desde hace años cansa ya a parte de la sociedad y no es improbable una baja afluencia. Según las previsiones del instituto demoscópico Ixè, de cumplirse ese escenario la Liga y el PD se reforzarían y el M5E se vería penalizado.

Polonia 26 de mayo

Los ultras tratan de frenar a los proeuropeos

La formación euroescéptica polaca Prawo i Sprawiedliwosc (PiS), Ley y Justicia, ultraderechista y en el Gobierno, intenta atraer el voto para frenar a su principal adversario, la Coalición Europea. De ahí que la campaña esté siendo mucho más activa de lo habitual en comicios a la Eurocámara. Factores que también contribuyen a hacer que aumente el interés por la convocatoria son que el día 26 no habrá ninguna otra votación y que las legislativas están previstas para otoño. La Coalición Europea se formó con la Plataforma Cívica (Platforma Obywatelska) como núcleo y cuenta con fuerzas de izquierda, socialdemócratas y verdes.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, milita en la Plataforma Cívica, partido liberal-conservador pero opuesto abiertamente a las políticas del Ley y Justicia, que mantiene complicadas relaciones con Bruselas. El PiS, impulsado por Jaroslaw Kaczynski, es también conservadora, aunque de carácter marcadamente nacionalista y con fuerte raigambre católica. Sintoniza bien con el partido húngaro ultraconservador Fidesz y con su polémico dirigente, Viktor Orban. Algunos sondeos conceden a Ley y Justicia una leve ventaja sobre Coalición Europea, en algunos casos hasta con un 5% de ventaja. Otras encuestas muestran un empate técnico. Cada uno obtendría en torno a 23 diputados del total de 51.

Hungría 26 de mayo

Orban, la estrella del movimiento antiinmigración

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, cuenta con las simpatías de prácticamente toda la ultraderecha europea, desde Le Pen a Salvini. Con éste último se vio por última vez el día 2, cuando visitaron juntos la valla en la frontera entre Hungría y Serbia. El día 13, Orban fue recibido en la Casa Blanca por Trump, que respaldó su política antiinmigración. Con estos apoyos, el jefe del Gobierno húngaro tiene resuelta su campaña. Fidesz, su partido, según los sondeos podría obtener 15 de los 21 escaños. Muy por detrás quedaría la formación Jobbik, que son también ultranacionalistas, euroescépticos y contrarios a la llegada de inmigrantes.

El enfrentamiento de Orban con el Partido Popular Europeo (PPE), con el que anunció que no se alineará, es la principal intriga que pende ahora sobre el ambiente. Orban no piensa dar su respaldo al candidato conservador alemán, Manfred Weber y está pensando a qué otro candidato apoyar. Se plantea incluso impulsar la creación en la Eurocámara de un nuevo grupo parlamentario más a la derecha del PPE.

Grecia 26 de mayo

Un voto en clave nacional para los griegos

Las elecciones europeas se ven en Grecia como un anticipo de los comicios legislativos que tendrán lugar en la segunda mitad del año, pues en octubre concluye la legislatura. Después de superar la semana pasada una nueva moción de censura en el Parlamento, el primer ministro, Alexis Tsipras, afronta las urnas en horas bajas, pues las encuestas colocan a su partido, Syriza, en segundo lugar en intención de voto y hasta diez puntos por detrás de Nueva Democracia. Este partido de centro derecha podría alcanzar el 37% de los votos y conseguir 10 de los 21 escaños en liza. La coincidencia de las elecciones europeas con las municipales y sus repercusiones en la política nacional suscitan gran interés entre los electores. Hace cinco años también hubo una coincidencia similar y Grecia registró una participación del 60%, muy superior a la media europea (43%). Según los sondeos, habrá sólo una presencia testimonial de uno o dos escaños de la formación de ultraderecha Amanecer Dorado.

Países Bajos 23 de mayo

Duelo entre el primerministro y el ultra Baudet

Un estudio reciente del Consejo Europeo de Investigación y la Universidad de Ámsterdam revelaba que a 4 de cada 5 holandeses no les cuadra esta afirmación: «La UE funciona bien como está». Ellos van a ser los primeros en ir a las urnas, el 23. La expectación es mayor que en 2014 si se tiene en cuenta, por ejemplo, que tres veces más residentes en el extranjero (60.000) se inscribieron para enviar su papeleta.

Elegirán entre nueve siglas con programas que van desde un referéndum sobre el 'nexit' (versión neerlandesa del 'brexit') hasta el reforzamiento del proyecto comunitario. Foro para la Democracia (FvD), liderado por el ultraderechista, eurófobo y antislamista Thierry Baudet, de 36 años -una especie de dandy que incluso posó desnudo en Instagram-, arrebató hace dos meses la mayoría en el Senado al partido del primer ministro, Mark Rutte, el VVD. Y los sondeos vaticinan que ganará las Europeas con un 17%.

Desterrados los grandes mítines, la pugna Rutte-Baudet ocupa las cabeceras. Rutte sorprendió con un ataque directo a su rival en un discreto acto de campaña. Le llamó algo así como «chambelán ceñudo» acusándole de «poner en peligro la seguridad y la estabilidad» con su relato eurófobo. Pidió incluso un debate cara a cara que podría celebrarse en un pequeño teatro de Ámsterdam. La otra referencia de Holanda es Frans Timmermans, candidato a presidir la Comisión Europea.

Bélgica 26 de mayo

Voto obligatorio y auge del independentismo flamenco

En este país el voto es obligatorio y el día 26 confluyen tres citas: federales, regionales y europeas. Las dos primeras se imponen en interés a las últimas y centran los programas especiales de televisión y prensa, aunque Bruselas sea la sede de las principales instituciones comunitarias. Dividido entre flamencos y valones y con una pequeña comunidad germana, este país de particularidades tiene a un independentista flamenco de la N-VA (la formación que dio asilo a Carles Puigdemont), Theo Francken, como candidato potencial a presidir el país.

Ni mítines multitudinarios ni grandes debates televisivos; entrevistas en la cadena pública francófona RTBF tras su informativo en 'prime time' de las 19.30 horas y autopromoción a pie de calle. Aquí los candidatos, sus familiares, amigos o vecinos colocan en sus casas, coches e incluso bicicletas el póster de campaña con rostro y siglas. El cambio climático (en Bélgica y Holanda la movilización de los jóvenes es muy importante) dominó la primera semana de campaña para las europeas. Y medios como la 'Libre Belgique' abrieron el debate con propuestas como una especie de test electoral para ver la posición de los partidos ante, por ejemplo, la posibilidad de sustituir el DNI nacional por uno europeo. En un ámbito más doméstico la última polémica pivota sobre un folleto electoral de los verdes de Ecolo a favor del uso del velo islámico en la Administración o en las escuelas. Este partido, en su versión flamenca, se perfila como segundo favorito a las europeas tras la N-VA, que lograría el 27,3% de los apoyos.

Más información