¿Waterpolo en León?

El Club Natación León ha puesto en marcha el primer equipo de waterpolo de la provincia en octubre con el reto de comenzar a competir la próxima temporada e ir creando, poco a poco, una cantera | Actualmente, cuentan con doce jugadores, algunos de los cuáles nunca habían practicado esta disciplina

Los integrantes del equipo de waterpolo del CN León, en un entrenamiento. / I. Santos
Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Manel Estiarte y el oro olímpico de Atlanta 1996 dieron un salto mediático al waterpolo que volvió a vivir un fuerte impulso con Jennifer Pareja y la plata olímpica de Londres 2012 del equipo femenino. Un embrión para hacer del waterpolo un equipo en crecimiento, especialmente en lugares como Cataluña, donde es uno de los deportes más practicados.

Pero esto es más complicado en ciudades del interior, en lugares donde este deporte tiene escasa tradición. Un ejemplo de ello es León, donde siempre se ha visto el waterpolo por la tele o se «ha jugado» a este deporte en la piscina: nada que ver con la realidad, simplemente se hacía pases con un balón y disparos, incluso haciendo pie.

Pero el Club Natación León se ha propuesto acabar con esa ausencia de tradición de este deporte en la ciudad y comenzar a incluirlo poco a poco en la cabeza de los amantes de la actividad física de la provincia. El CN León tiene, desde el pasado mes de octubre, un equipo de waterpolo, el primero de la provincia y el tercero de Castilla y León.

Abiertos a todo aquel que quiera jugar

Dos entrenadores, Jonathan Moreno y Javier Renero, son los encargados de cohesionar y poner en marcha este proyecto, que ya cuenta con 12 jugadores de entre 18 y 40 años con un único requisito: ganas de probarse en este deporte tan desconocido en León.

«No había ningún equipo de waterpolo en León, una ciudad que tiene mucha tradición deportiva, y nos dijimos: ¿a qué estamos esperando? Así que nos pusimos a ello porque en Castilla y León sólo hay tres, en Zamora, Burgos y Valladolid», señala Jonathan Moreno, uno de los entrenadores.

Recuerdan que para captar a gente interesada en waterpolo tuvieron a agudizar el ingenio. 'Llenaron' de carteles la ciudad y el campus universitario y tuvieron ideas tan vistosas como salir a la San Silvestre de León vestidos con un bañador y un gorro de waterpolo.

De momento, han logrado un gran avance: poder entrenar con balón en la piscina de Carbajal de la Legua gracias a los permisos concedidos por el Ayuntamiento de Sariegos: «En Valladolid estuvieron más de un año sin poder entrenar con balón en el agua».

Ahora están a la búsqueda de porterías... o más bien, remangándose y poniéndose a ellos, ya que los propios miembros del equipo son los que las están construyendo.

Un proyecto que lleva tiempo en mente

La idea comenzó a sobrevolar la cabeza de Jonathan Moreno y Javier Renero, apoyados por el CN León, hace dos años, pero no han podido plasmarla hasta el pasado mes de octubre, cuando lanzaron el proyecto. Así fue como comenzaron a reclutar interesados, algunos de ellos con experiencia anterior en el waterpolo y otros que son, totalmente, noveles.

«Popularmente, se ve como jugar con la pelota en el agua, pero es mucho más que eso y requiere mucha disciplina y forma física», explica Moreno.

Y, esa discplina que tanto destaca uno de los promotores de este proyecto, se plasma en la cantidad de entrenamientos semanales: los lunes y los miércoles acuden al gimnasio del CHF y los martes, jueves, viernes y sábados entrenan en la piscina.

El año que viene... ¿a competir?

Ahora entrenan y se preparan para la próxima temporada, en la que quieren inscribirse en las competiciones territoriales, lo que les haría viajar a Zamora, Oviedo, Valladolid, Lugo o Santander para jugar. Ya han disputado cuatro amistosos contra todos ellos salvo los cántabros, con sensaciones inmejorables.

No es un proyecto efímero. O eso es lo que pretenden. Para la próxima temporada, además de ese salto a la competición, tienen otros dos grandes retos: conformar un equipo femenino y un mixto cadete para poner los cimientos de una base que permita que el waterpolo haya llegado a León para quedarse.

Así es como un deporte tan poco conocido y reconocido en León busca 'salir' del agua para alcanzar la visibilidad en una ciudad que ya puede presumir de tener un equipo de waterpolo que quiere crecer para crear escuela en la provincia.