Andrea Marcos, el arco dorado de La Virgen

Andrea Marcos luce con orgullo el oro logrado en el Europeo de Polonia de arco compuesto mientras compagina el tiro con arco con su trabajo en su propia clínica de fisioterapia | «Mi gran hándicap es que esta disciplina no es olímpica y tampoco puedo dedicarme al deporte exclusivamente como mis rivales», señala

Andrea Marcos posa con su oro y su arco compuesto en su clínica de fisioterapia. / Sandra Santos
Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Como cada día, Andrea Marcos camina desde su casa hasta la clínica de fisioterapia que tiene en La Virgen del Camino. En el bolso lleva un par de tuppers para comer y cierto cansancio, ya que acaba de entrenar en la Academia Básica del Aire de la localidad leonesa.

Su vida no ha cambiado demasiado desde el pasado 1 de septiembre, cuando se coronó campeona de Europa de arco compuesto en la localidad de Legnica, en Polonia. Sigue trabajando en el mismo lugar, sigue llevando los mismos hábitos y sigue teniendo el cariño de la gente de su pueblo.

Pero, poco a poco, asimila que es el número uno continental de su deporte. «Pasados los días, con tranquilidad, lo vas asimilando. Al principio parece mentira, porque estos campeonatos son largos, y vas viendo que tienes opciones, pero que tienes que mantener el nivel durante muchos días», explica Marcos.

«Al principio pensé que era mentira, que no era campeona de Europa»

«Al principio pensé que era mentira, que no era campeona de Europa» Andrea Marcos

La tiradora tuvo que superar multitud de eliminatorias. Desde el 'round clasificatorio' del primer día, en el que todos los competidores dispararon 72 flechas con una puntuación máxima de 720 puntos para elaborar una lista, la leonesa destacó. Una vez elaborada esta clasificación, se confeccionan los emparejamientos, cruzando al primero con el último, al segundo con el penúltimo y así sucesivamente.

El mayor logro de su carrera deportiva

Las eliminatorias se sucedieron hasta llegar a la final, donde la turca Yesim Bostan puso en dificultades a la tiradora virgiana, que pudo colgarse el oro con un resultado de 146-144. «Ahora que han pasado varios días estoy contenta, es un título muy importante».

De hecho, este es el mayor logro de su vida deportiva. «He ganado dos pruebas de la Copa del Mundo (Anatalya, Turquía, en 2015 y Salt Lake City en 2017) pero, aunque sea un escalón más, el escalón mundial, este título es más reseñable», afirma.

A Polonia llegó con opciones, pero con un objetivo menos ambicioso: su reto era estar entre las ocho mejores para lograr el billete para los Juegos Europeos. «Pero una vez que lo conseguí, estuve más tranquila, había superado una barrera psicológica y me propuse luchar por las medalla», asegura Marcos que, pese a ser campeona de Europa, afirma que no se lo esperaba. «Sí lo quería y aspiraba a ello, pero con contención. Este es un deporte que se decide por milímetros», añade.

«El premio del CSD por ser campeona continental es de 2.400 euros y lo cobraré dentro de un año»

«El premio del CSD por ser campeona continental es de 2.400 euros y lo cobraré dentro de un año» andrea Marcos

Ahora es campeona de Europa, pero la repercusión y el premio económico no están a la altura del nombre del logro. «El premio del CSD es de 2.400 euros y se paga el año que viene. Hasta mediados o finales del 2019 no lo cobraré, apenas me acordaré del motivo de ese ingreso extra», afirma con tono sarcástico.

No ser olímpico, el principal incoveniente del arco compuesto

Y es que el principal inconveniente de la disciplina de Andrea Marcos, el arco compuesto, es que no es una modalidad olímpica. «El arco recurvado sí que está en los Juegos Olímpicos y los premios son mayores, además de tener becas de 34.000 euros para preparar estas cita. Con esta modalidad no te puedes dedicar exclusivamente al deporte», señala.

Insiste en que en España el arco compuesto no da para vivir, pero sí en otros países. «Mi trabajo principal es fisioterapeuta y soy muy feliz así. Pero mis rivales de otros países son deportistas, entrenan ocho horas al día y el resto del tiempo lo dedican a descansar. Yo tengo un pequeño hándicap y es que trabajo ocho horas al día y entreno, como máximo, tres. Estoy en inferioridad de condiciones, pero el juego es así en España: tienes que tener otra actividad para poder comer cada día», explica.

«Juego en inferioridad de condiciones, muchas de mis rivales se dedican exclusivamente al deporte»

«Juego en inferioridad de condiciones, muchas de mis rivales se dedican exclusivamente al deporte» Andrea marcos

De hecho, es capaz de compaginar la actividad profesional con el tiro con arco gracias a la predisposición de la Academia Básica del Aire, donde entrena. «Me han dejado practicar allí y adaptan sus horarios a mi. Estoy sola y, aunque sea más aburrido, aprovecho más el tiempo. En León hay galerías de tiro, pero sus horarios son incompatibles con los de mi clínica», asegura.

Espera que su legado sea seguido por otros, por jóvenes, para que España siga a la cabeza del tiro con arco mundial. Ensalza las escuelas que se han creado en La Virgen del Camino porque «la cantera lo es todo». «Que se popularice este deporte entre los pequeños va a ocasionar que haya más adeptos y haya futuro», explica.

Ahora, Andrea Marcos 'descansa' de su actividad deportiva y está centrada en su trabajo. Ya ha recibido el cariño de La Virgen del Camino con una recepción oficial y este jueves fue la pregonera de las fiestas patronales. Pero en octubre volverá a coger el arco y volverá a apuntar para, con precisión, preparar la temporada indoor.

El gran objetivo está en febrero, en la Copa del Mundo de Las Vegas, donde el año pasado fue séptima y este año espera mejorar el resultado. Y, como muestra de lo que ama este deporte y del poco apoyo institucional que recibe, Andrea Marcos tendrá que pagarse el viaje y el alojamiento para representar a España de su propio bolsillo.

Contenido Patrocinado

Fotos