Lazúrtegui: la fuente de los sueños

Miles de personas acuden a la fuente de Lazúrtegui para celebrar el ascenso de la Ponferradina | El equipo saluda a su hinchada con un claro mensaje: «Hemos vuelto para quedarnos»

El delantero Yuri, en la Plaza de Lazúrtegui celebrando el ascenso de la Ponferradina. / Vïdeo: N. Brandón / Foto: J.L.B
R.F.Ponferrada

Cita en Lazúrtegui, la fuente de los sueños blanquiazules. Poco importaba que un gran cartel advirtiera a los aficionados de la Ponferradina del peligro que suponía adentrarse en la fuente de Lazúrtegui.

Las celebraciones son donde son, y con cierta precaución más de uno ha decidido meterse de ello en las aparentemente prohibidas aguas.

Pasadas las once de la noche a esta plaza llegaba el equipo. Y con él la euforia de una afición que ha sabido sufrir junto a los componentes de la plantilla hasta conseguir el ascenso de categoría.

Lo más destacado, de largo, la promesa de los jugadores: «Hemos vuelto para quedarnos».

No han faltado los cántidos, el himno de la Ponferradina, el del Bierzo, una noche inolvidable que tuvo su antesala en El Toralín.

El ascenso de la SD Ponferradina, tras su victoria 1-0 ante el Hércules CF (4-1 en el global de la eliminatoria), desató la euforia tras los 94 minutos decretados por el colegiado Conejero Sánchez, con la invasión del terreno de juego de «El Toralín» por miles de aficionados.

Fiesta por todo lo alto

En un improvisado escenario colocado en el lateral de la tribuna central fueron pasando los protagonistas del cuarto ascenso a la categoría de plata del conjunto blanquiazul, después de haber sido sacados a hombros por los aficionados.

Uno de los más aclamados fue el capitán y máximo goleador del equipo, el brasileño Yuri de Souza, que asumió su papel secundario en el tramo final de la temporada tras la lesión sufrida, pero que también fue partícipe con su gol en Cartagena del éxito, tercero en su carrera con la camiseta deportivista.

Los cánticos se sucedieron al grito de «Yuri, Yuri», sin olvidar el recuerdo hacia el rival provincial, la Cultural, con los sones «El próximo año, no vamos a León» y el «a Segunda oe oe».

Fiesta interminable

La fiesta se prolongó durante más de una hora en un césped que se negaban a abandonar los aficionados que, posteriormente fueron desplazándose paulatinamente hacia la plaza Lazúrtegui, habitual lugar de celebración de los éxitos del equipo berciano.

El domingo 30 de julio llegarán los actos de celebración oficial con la recepción a partir de las 21 horas en la plaza del Ayuntamiento para la plantilla y cuerpo técnico.