'Adelante y arriba'

1120 días después de que una derrota en el mismo escenario ante el Girona CF (0-1), que luego ascendería a primera división, supusiera el anterior descenso un 4 de mayo de 2016, el conjunto presidido por José Fernández Nieto vuelve a la Liga de Fútbol Profesional

Yuri celebra el ascenso de categoría en El Toralín./J.L.Barrio
Yuri celebra el ascenso de categoría en El Toralín. / J.L.Barrio
FERNANDO PÉREZ SOTOPonferrada

Con el pitido final del colegiado extremeño Conejero Sánchez, el estadio «El Toralín» de Ponferrada volvió a gritar alborozado «A Segunda, a Segunda», para culminar una temporada brillante en la que la SD Ponferradina ha vuelto a la categoría de plata después de tres campañas en Segunda División B.

1120 días después de que una derrota en el mismo escenario ante el Girona CF (0-1), que luego ascendería a primera división, supusiera el anterior descenso un 4 de mayo de 2016, el conjunto presidido por José Fernández Nieto vuelve a la Liga de Fútbol Profesional, justo un trienio de cumplir el centenario.

Es el cuarto ascenso para el mandatario que tomó las riendas, nada más iniciare el milenio, de un club en una situación precaria y que lo ha logrado colocar en la referencia futbolística en la provincia, superando en las últimas décadas a su rival, Cultural y Deportiva Leonesa.

A ello se unió el traslado al actual estadio, abandonando el campo de «Fuentesnuevas», dotando a la entidad de unas infraestructuras más amplias y modernizadas.

Desde que en la temporada 2004-05 se disputara por vez primera la fase de ascenso a la categoría de plata, la Deportiva ya inició su etapa de mayor esplendor y consolidación, convirtiéndose en una alternativa clara al ascenso cada temporada.

Si en este primer intento se fracasó con Miguel Ángel Álvarez Tomé en el banquillo, cayendo ante el Alcalá en la primera ronda, solo un año después lo culminaría con el primer ascenso con el mítico delantero del RC Celta de Vigo, «Pichi» Lucas en el banquillo, tras apear al Universidad de Las Palmas y al Alicante, con un gol de Fran en las postrimerías del encuentro.

La gran cita

La alegría por el histórico primer ascenso tan solo duraría un año, perdiendo la categoría e intentando el retorno de inmediato que se frustró tras caer en esta ocasión ante el Alicante, después de haber superado al Mérida.

La SD Ponferradina ya era un claro aspirante cada temporada a la Segunda División y en la temporada 2007-08 volvió a buscar el ascenso quedándose en la segunda ronda ante el Real Jaén, después de eliminar al Club Polideportivo Ejido.

Pero al tercer intento, en la temporada 2009-10, llegaría el segundo ascenso con José Carlos Granero de entrenador, tras apear en la ronda definitiva al Sant Andreu tras una dramática tanda de penaltis -18 lanzados- en otro efímero paso por la categoría de plata, bajando para volver a subir eliminando al Real Jaén, Lucena y a todo un histórico como el CD Tenerife.

Esta tercera etapa en Segunda División en la temporada 2012-13 ya tuvo una consolidación con Claudio Barragán como entrenador, quedándose incluso a tan solo un punto de luchar por el sueño de la Primera División, aunque en la posterior campaña se volvería a sufrir para certificar la permanencia.

Rozando la gloria

La temporada 2014-15 volvería a traer grandes noticias al conjunto berciano con Manolo Díaz en el banquillo que de nuevo rozaría la gloria disputar la fase de ascenso, dando paso a una campaña posterior marcada por la inestabilidad con varios cambios en el banquillo y la marcha en el mercado invernal de toda una referencia como Yuri, para acabar conduciendo al descenso.

Ello a pesar de que el equipo tenía en sus manos la permanencia que podría haber logrado caso de vencer al Girona o de que el RCD Mallorca perdiera en Valladolid, sin que ambas circunstancias le favorecieran.

Llegó la vuelta a la categoría de bronce con un presupuesto millonario tras la compensación por el descenso y el proyecto resultó fallido también marcado por los vaivenes en el banquillo con hasta tres entrenadores, Manolo Herrero, Pedro Munitis y Miguel Ángel Álvarez Tomé.

La pasada campaña la apuesta por un Carlos Terrazas plenipotenciario no dio los resultados esperados y el equipo incluso sufrió para asegurarse la permanencia, algo que cambió rotundamente un paisano suyo, Jon Pérez Bolo para, con unos medios económicos más limitados, conformar un equipo a su estilo que ha culminado con éxito el retorno a LaLiga 1/2/3.