Cadenas: «Ojalá esto sea sólo el inicio de un futuro prometedor»

El entrenador de Valdevimbre, en su puesta de largo como técnico del Abanca Ademar, donde cumple su tercera etapa, reconoce que la plantilla «nunca está cerrada» y es consciente de que «hay que mejorar la plantilla para tener esperanzas fundadas» | El club marista tiene a prueba al júnior croata Tin Lucin y con «posibilidades de quedarse»

Tano Franco, presidente del Abanca Ademar, Manolo Cadenas y Marcos Lamelas, director de zona de Abanca, en la presentación de Cadenas con el club marista. / N. Brandón
Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Expectación, ilusión y la sensación de estar viviendo el inicio de una nueva etapa. Manolo Cadenas ha sido presentado como nuevo entrenador del Abanca Ademar en su tercera etapa en el equipo de su tierra en una decisión que no fue fácil pero que afronta como un reto.

«No ha sido fácil, pero cuando se decide desde casa es difícil decir que no», señala Cadenas, que ha firmado por tres años, y tiene «respeto» por las expectativas creadas en torno a su figura. «Soy buen entrenador si tengo buenos jugadores y las condiciones económicas actuales no son las de antaño».

Lo que tiene claro es que el Abanca Ademar tiene que ser un equipo «que gane a cualquiera». Por ello, su objetivo es «la segunda plaza y llegar lo más lejos posible en Europa» si se confirma la presencia marista en la EHF Cup. «Aquí no hay temporadas de transición», asevera un Cadena que espera que este sea «sólo el inicio de un futuro prometedor».

«Hay que ser capaces de retener a los buenos jugadores»

El de Valdevimbre ha visto al equipo «competir hasta el final» todos los partidos esta temporada y la diferencia con el segundo puesto ha sido «mínima», así que Cadenas está confiado en que el equipo crezca bajo su batuta.

Y es que la incertidumbre de la presencia en Europa está ahí, aunque para Cadenas debe ser una «excepción». Valora la igualdad de la Liga Asobal, pero cree que debe presumirse de ella si «el nivel crece». «En este caso, los jugadores que destacan se van y hay que hacer lo posible para que los presupuestos aumenten y podamos retenerlos», asegura.

Mercado

Central a prueba

Texto alternativo

Manolo Cadenas ha reconocido que tienen a prueba al joven central croata Tin Lucin (19 años) a prueba, procedente del MRK Zamet croata. Fue ojeado por Guijosa, que lo trajo a León y el de Valdevimbre ha dejado claro que el balcánico tiene mcuhas opciones de ser el futuro central marista.

El pivote, extranjero

Texto alternativo

El flamante entrenador del Abanca Ademar también ha hablado sobre el perfil que buscan para el pivote. Tras la llegada de Rubén Marchán, el club marista busca un pivote de perfil defensivo, «con cualidades para jugar en el centro de la defensa» y rastrean el mercado extranjero.

El entrenador marista también ha hablado de fichajes. El club está en el mercado en busca de «revitalizar» la plantilla. «En los últimos años se han ido jugadores importantes. Por ejemplo, en la portería hace dos años estaban Cupara y Biosca, este año estarán Slavic y Patotsky. El nivel es diferente y debemos mejorar, hoy en día es más débil», afirma.

Tin Lucin, a prueba y posible central

Cadenas reconoce que en España no hay «tantos jugadores» para fichar, adecuados al Abanca Ademar, aunque han tenido «suerte» con Marchán. «León tiene un gran ambiente que atrae a los jugadores», añade. Buscan un central y un pivote para completar la plantilla, este último en el extranjero y con virtudes defensivas. En el caso del central, es muy posible que cuenten con el internacional júnior croata Tin Lucin, a prueba después de que Guijosa lo recomendara.

Por último, Manolo Cadenas no da por cerrada la plantilla con estas dos incorporaciones, «nunca lo he hecho», y no descarta salidas de jugadores con contrato. «Hay que mejorar el nivel para que haya esperanzas fundadas. Si existe una posibilidad de mejorar, tanto el club como el jugador, estaremos abiertos a ella», asegura.

Hoy comienza una nueva era en el Ademar. Manolo Cadenas toma las riendas del conjunto leonés para tratar de renovar la ilusión y las expectativas leonesas después de un fichaje cuyo culebrón acabó con final feliz en León.