Una feria para beberse León

La Denominación de Origen León abre las puertas de una nueva Feria del Vino en la que una decena de bodegas ofrecerán a leoneses y visitantes toda la variedad de un caldo calificado como 'excelente', en su añada 2018, y que mantiene un crecimiento constante en su difusión

Dos personas se acercan a uno de los stands de la feria. / Sandra Santos
Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

«Tengo un Toro que me da vino y un León que me lo bebe». Alfonso IX, rey de León, ya hablaba así del gusto de sus súbditos por los buenos caldos. Hoy, siglos después, la capital de su reino solo hace que confirmar la idea del monarca de los 'decreta'.

Cuna del parlamentarismo, y del buen vino, la Denominación de Origen León abre las puertas de su Feria del Vino en el que una decena de bodegas ofrecerán a los leoneses la clave de su éxito.

El presidente del sello de calidad destacaba en la presentación las dos buenas noticias que habían recibido este año: la calificación de la añada y la reconversión del nombre de la marca. Rafael Blanco apuesta ahora por que los ciudadanos conozcan «lo que hacemos, quiénes y cómo lo hacemos en un encuentro cuerpo a cuerpo, en el que nos sentimos muy a gusto».

Llegados desde Valdevimbre, Los Oteros y la ribera del Cea, los caldos de la DO León ofrecen diversidad en el gusto, en el aroma y garantizar satisfacer al paladar más exigente.

«Venimos a hacer marca y esa proclama de 'I DO León' la queremos compartir con todos aquellos que se sumen», ha explicado en la inauguración de la feria su presidente.

El prieto picudo rosado y tinto y el blanco albarín se entremezclarán durante el fin de semana en la plaza de San Marcelo. El alcalde de León y el presidente de la Diputación valoraban la iniciativa como una forma de «hacer León desde la raíz y la tierra» y agradecían el cambio de nombre que permite una identificación «más clara, fácil y accesible a los consumidores».

El pregonero de la feria, Pedro Trapiello, incluso se quitaba su boina para colocarse un sombrero antes de tomar el micro y recordar la historia que une al buen vino con León.

Caldos de la más alta calidad, con la añada de 2018 calificada como 'excelente', y su compleja elaboración tienen estos días una cita en la capital para recordar que esta denominación de origen apuesta por 'hacer León'.