«El Che vive para siempre, de Fidel nadie usa una camiseta»

El sobrino de Ernesto Guevara, el revolucionario argentino que participó en el alzamiento cubano, baja a su tío «del pedestal de una estatua ecuestre» y lo ubica en una dimensión humana mostrando las virtudes y sus defectos

Imagen de Martín Guevara, autor del libro. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Desmitificar al hombre, bajarlo del pedestal, valorar el sacrificio para obtener virtudes y errores.

Martín Guevara, el sobrino del 'Che' ha dado a conocer otra visión, una mirada interior desde el siglo XXI, de una figura histórica que reunía todas las características de la sociedad de la época.

La mayor virtud fue su coherencia, un gran valor con voluntad, que eran las características de la época. «Como el decía, torcían la arcilla del hombre nuevo». Y el mayor defecto que tuvo fue caer seducido en errores de la época y violencia para obtener resultados.

La Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés ha presentado la obra 'Triángulo Guevara. Argentina, Cuba, España' en el que Martín trata de bajar del pedestal a la estatua ecuestre de Ernesto Guevara. Para ello, le gusta realzar el contraste entre Fidel y el Che. «Uno vivió 90 años y otro murió joven; pero hoy el Che vive para siempre y de Fidel nadie usa una camiseta».

El triangulo identitario del autor queda plasmado en el título. La Argentina en la que nació, la cubanía adquirida en la isla y la España en la que maduró. Ambas quedan unidas por el proyecto de España, desde su conquista hasta su liberación.

Presentación del libro.

Con el libro, Martín Guevara pretende dejar un mensaje en la sociedad. Y es que, en nombre del bien, también se cometen atrocidades. Ese mensaje es el de la concordia, intentar un mundo mejor. «Europa no está a salvo, está en un momento crítico a pesar de estar bien social y económicamente. La gente no ve el riesgo igual que los alemanes decían de las SS y, si se les deja, triunfan».

El autor ha presentado otra imagen del Che Guevara, un familiar que se sacrificó y que se equivocó, que creyó en el voluntarismo y cayó en la seducción. El sobrino ha destapado un mito y ha expuesto en negro sobre blanco la realidad del Ernesto más desconocido.

 

Fotos