El 'Ángel de la Muerte' cae a las 'puertas del cielo'

Víctor Cerro abre el Festival Vive La Magia de León con un espectáculo de escapismo que puso los pelos de punta a una abarrotada Plaza de Regla, pese a las inclemencias del tiempo

Víctor Cerro, durante su espectáculo. / Andrea Cubillas
DANI GONZÁLEZ

El Festival Vive la Magia de León tiene un reto cada año: seguir sorprendiendo al público. Y lo logran edición tras edición. En la tarde del día de Navidad inauguraban el festival y han vuelto a superarse.

En un escenario incomparable, como la Catedral de León, la magia en todo su apogeo ha unido en el corazon de la ciudad espectáculo, adrenalina e ilusionismo. Un todo en uno con el extremeño Víctor Cerro como centro de atención de este número inaugural, llamado 'El Ángel de la Muerte'.

Este escapista viene de lograr un récord mundial en Burgos. El pasado viernes, estuvo durante cuatro horas y diez minutos en un sarcófago de hielo. Sufrió temblores y aturdimientos, pero supo aguantar para recuperar este récord, que ya había batido en 2011 pero que se lo había arrebatado el rumano Cristian Gog.

Un instante del espectáculo.
Un instante del espectáculo. / D. González

Telepatía para abrir boca

Tras esta hazaña, tocaba dejar boquiabierto a León. Colgado de una grua de 20 meotrs de altura y sostenido por el cable de la misma estaba 'El Ángel de la Muerte', una estructura metálica con cuchillas en sus 'alas'. Sería la protagonista, pero antes, Cerro quiso abrir boca.

Un número de telepatía en el que, con los ojos cubiertos por cinta americana y un antifaz de metal, tenía que disparar una flecha con un arco a un panel de poliespán fue el 'telonero' del gran espectáculo.

Ante una Plaza de Regla que, pese al frío, al viento y la lluvia, estaba abarrotada, Cerro se disponía al gran reto. Era el sexto desafío que llevaba a cabo este año. Los cinco anteriores había sido exitosos y esperaba que la Pulchra Leonina, «la puerta al cielo» como él mismo la llamo, fuera testigo de como 'El Ángel de la Muerte' caía a sus pies.

Tensión y nervios

Era un espectáculo de escapismo extremo, de riesgo a la máxima exponencia que ha puesto los pelos de punta a la ciudad. Dos voluntarios le colocaron la camisa de fuerza en el torso. Acto seguido, atarían sus pies a una cuerda por la que quedaría suspendido boca abajo en 'El Ángel de la Muerte'.

Y, en la cabeza de esta estructura métalica había un pebetero con gasolina que se prendió en ese momento. Ese sería su cronómetro, el reloj que dictaría sentencia. En cuanto este fuego alcanzara la cuerda que mantenía 'abiertas' las 'alas' de 'El Ángel de la Muerte', sus cuchillas se abalanzarían sobre el mago.

Como si de un héroe de cómic se tratara, logró sacar, nadie sabe cómo, las manos para, poco a poco irse liberando. Primero una mano, luego un brazo, luego el otro y, por fin, se quitó la camisa de fuerza. Acto seguido se desató los pies y logró su liberación justo en el momento en el que 'El Ángel de la Muerte' se cerró.

De esta forma tan trepidante y espectacular, Vive la Magia ha dado comienzo. Por delante quedan seis días plagados de ilusionismo, magia y sorpresas, con más de 300 espectáculos y 47 magos en la ciudad de León, pero la provincia también tendrá su hueco en un festival que sigue dejando a todos boquiabiertos.

Temas

León
 

Fotos