Nacer en Ciñera

Los vecinos de Ciñera de la generación del 66 celebran un encuentro en el que poner en común recuerdos y anécdotas sumando así su tecer reunión consecutiva

La generación del 66 posa en Ciñera este verano. /
La generación del 66 posa en Ciñera este verano.
Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

Ciñera es territorio especial, pueblo minero por excelencia con una minería ya desaparecida, y nexo de unión de aquellos jóvenes que nacieron, crecieron y vivieron su adolescencia y juventud en aquellas calles tan llenas de vida. Celebrar juntos los 50 en Ciñera, ya se ha convertido en una tradición verano tras verano.

Esto es lo que mueve a aquellos jóvenes ahora ya cumplidos los 50 años, aquellos que se reúnen para compartir momentos especiales, recuerdos de vivencias compartidas y confidencias sobre lo malo y lo bueno que les ha deparado la vida.

Han sido ya varias generaciones las que se han unido en esta experiencia tan entrañable, celebrar juntos los 50, pero los de la generación del 66 llevan tres encuentros consecutivos.

Esté sábado 4 de agosto y por tercer año consecutivo (desde que cumplieron los 50) les tocó el turno a los de la 'Generación del 66', aquella generación del Baby-Boom, aquella generación que masificaba las aulas en los colegios eiInstitutos, las iglesias en los días que se tomaba la primera comunión, las calles en los momentos del juego. Aquellos niños y niñas del 66, hoy ya cumplen 52 años (y según afirman muy bien cumplidos por aquello del aire del pueblo y la montaña).

Todos lo llevan en el ADN, y es que Ciñera es un pueblo muy querido por sus gentes, unas gentes que aún estando en diferentes puntos de la geografía nacional no olvidan y vuelven verano tras verano para celebrar estos maravillosos encuentros.

A diferencia de la canción de Celtas Cortos '20 de abril', estos chicos y chicas del 66 «no han cambiado, no han cambiado», y ahí están como una piña todos para todos.

Contenido Patrocinado

Fotos