50 veces capaces

Cosamai celebra medio siglo de historia en el que la integración y la ayuda a las familias han convertido a este centro ocupacional en una referencia | El centro recupera tres décadas después su tradicional romería

Dos usuarios trabajan en el taller de cartonaje.
N. BRANDÓNAstorga

Integración, ocupación y sobre todo, educación. La ciudad de Astorga y la provincia leonesa no se entendería sin el centro de Cosamai, que este año celebra su 50 aniversario con 134 usuarios, 82 trabajadores y un presupuesto en el que la Diputación invierte 18 millones de euros.

Orgullo de los servicios sociales de la institución provincial, aquí, personas con discapacidad media o ligera aprenden a estabilizarse, tal y como reconoce uno de sus usuarios, «si no, nos pasaríamos todo el día en la calle»

Felipe Núñez, director de Cosamai, explica con orgullo y satisfacción la labor diaria de este centro ocupacional, que sirve para «ayudar tanto a los usuarios como a sus familias, que pueden tener un desahogo que no tendrían si estuvieran los chicos en casa». Los regímenes se adaptan a las necesidades de cada grupo, que pueden ir desde medio pensionistas de la zona, semanales, quincenales, obligatorios o permanentes que no disponen de familia y están los 365 días del año.

Centro de referencia

134 usuarios

82 trabajadores

Su piedra fue colocada el 22 de enero de 1968

8 talleres: jabones, encuadernación, manipulados estampación, cartonaje, cerámica, madera y jardinería.

Cinco residencias mixtas con 35 educadores

Era en 1968 cuando se colocaba la primera piedra de este gran complejo, formado por ocho talleres con doce maestros, así como cinco residencias con 35 educadores. «Este centro debe ser entendido no solo como talleres, sino también por las residencias, donde pasan la mayor parte del tiempo con los educadores». En un inicio, Cosamai se proyectó como un centro escolar para niños con discapacidad, pero se dieron cuenta de que a medida que cumplían años no tenían salida, lo que dio la vía a la proyección de un centro ocupacional y el centro escolar paso a la competencia de la Junta de Castilla y León.

Recuperar la romería

Aquí, los usuarios de Cosamai hacen trofeos de la Diputación, se encargan de las zonas verdes de las propias instalaciones o acuden a los talleres de jabones, encuadernación, manipulados estampación, cartonaje, cerámica, madera y jardinería. La unidad asistencial se encarga de garantizar una calidad de vida a las personas con los grados más altos de discapacidad, también a través del servicio de fisioterapia, para que su vida pueda estar normalizada.

Ahora, 50 años de recorrido hacen de Cosamai una referencia en la asistencia y que para celebrarlo han recuperado la romería de pendones, una tradición perdida hacia los años 80 y que con motivo del aniversario han querido recuperar en colaboración con la ciudad de Astorga. Porque tal y como reconoce su director, estos 50 años son «un reconocimiento al trabajo bien hecho, porque si no fuera satisfactorio no estaríamos aquí».