El hogar leonés que inspiró Emilia Pardo Bazán

La artista Catalina Medarde y su equipo pintan la Casa Rural 'La Resucitada' en Valbuena de la Encomienda (Villagatón) basándose en el cuento de la genial escritora gallega

Fachada y lateral de la Casa Rural. /Catalina Medarde
Fachada y lateral de la Casa Rural. / Catalina Medarde
N. Barrio
N. BARRIOLeón

«Ardían los cuatro blandones soltando gotazas de cera. Un murciélago, descolgándose de la bóveda, empezaba a describir torpes curvas en el aire. Una forma negruzca, breve, se deslizó al ras de las losas y trepó con sombría cautela por un pliegue del paño mortuorio. En el mismo instante abrió los ojos Dorotea de Guevara, yacente en el túmulo».

Así comienza 'La Resucitada', uno de los cuentos breves de la genial escritora gallega Emilia Pardo Bazán. En este breve relato se desgrana la peculiar vuelta a la vida de Dorotea, que dada por fallecida en un primer momento, trata de recuperar su pasado como una suerte de muerta en vida.

En tiempos en los que se habla frecuentemente de la 'apropiación cultural' obviando que el arte inspira al arte, resulta satisfactorio encontrar proyectos que beben de lo creado para generar algo nuevo.

Es el caso de una de las últimas andanzas de la artista Catalina Medarde.

Junto a su equipo ha tomado como base el famoso cuento de Pardo Bazán para dar color a los exteriores de la Casa Rural 'La Resucitada', en la localidad de Valbuena de la Encomienda (Villagatón).

En los muros del establecimiento se plasma en vivos colores la naturaleza que rodea al pueblo y a la propia Emilia Pardo Bazán dando rienda suelta a su creatividad con la máquina de escribir.

La casa, que cuenta con todo detalle, se llena ahora de vida con la inspiración que generó en Medarde la escritora gallega.

Un oasis de paz y tranquilidad en la comarca de La Cepeda, donde ahora no serán pocos los que se animen a descubir el relato intenso de 'La Resucitada', empujados por los murales que ponen otro punto a Valbuena de la Encomienda.