La 'celestial tentación' de Gradefes

La localidad leonesa celebra este sábado su tercera Feria de Dulces de Convento, que ha reunido a representantes de 31 monasterios distintos

INÉS SANTOSGradefes

Dicen que el dulce es una de las grandes tentaciones a las que se tienen que enfrentar los seres humanos. Pero es una de las tentaciones que ve 'con buenos ojos' la iglesia. De hecho, en los conventos de España y, en especial, se crean algunos de los manjares dulces más sabrosos que se pueden probar.

El objetivo que hace tres años se marcaron en Gradefes fue conglomerar todos esos 'pecados dulces permitidos' en torno a su joya más preciada, el Monasterio de Santa María La Real, para celebrar la primera Feria de Dulces de Convento que, en este 2018, cumple su tercera edición.

Hasta la localidad leonesa se han acercado religiosas de 31 conventos distintos que han deleitado a los presentes y curiosos con sus dulces en los 19 stands disponibles.

En Gradefes han logrado reunir dulces de tres conventos leoneses (Monasterio de Nuestra Señora de Belén de Toral de los Guzmanes, Monasterio de Santa Cruz de Sahagún y Monasterio Santa María La Real de Gradefes), pero también han llegado desde todas las provincias de Castilla y León, de otras comunidades e incluso de la Abadía Benedictina San Vicente de Chantelle de Francia.

La curiosidad y el buen gusto en el paladar han sido dos de los motivos que han movido a cientos de personas hasta Gradefes para degustar estos 'dulces celestiales' que, una vez más, vuelven a triunfar a orillas del Esla en una feria que crece año a año y que ya es una cita marcada en el calendario.

Contenido Patrocinado

Fotos