La élite cae del cielo en León

La Brigada Paracaidista lleva la pauta del ejercicio Lone Paratrooper 2019, en el que los paracaidistas de élite de España, Francia, Italia, EE.UU, Portugal, Holanda y Polonia se entrenan en el mejor escenario posible: la Academia Básica del Aire

Un miembro de la Brigada Paracaidista, con el equipo completo. / Sandra Santos
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

A pesar de la tecnología, de los avances y de la investigación, cuando el viento no quiere hay poco que hacer. Y este miércoles en la Academia Básica del Aire el viento no quiso. Pero a pesar de ello, nada se para.

El hangar de la base militar de la Virgen del Camino era un ir y venir de expertos en paracaidismo internacional. El motivo no es otro que el ejercicio Lone Paratrooper 2019, una cita en la que la Brigada 'Almogávares VI' de Paracaidistas toma la batuta para compartir conocimientos con ejércitos de Francia, Italia, EEUU, Portugal, Holanda y Polonia.

«Tenemos la suerte de contar con León, donde tenemos un espacio aéreo fantástico que nos permite invitar a otros países y llevar ese liderazgo», explicaba Luis Saez, General Jefe de la Brigada Paracaidista.

España, según la Brigada, es una potencia en este sentido que trabaja «a un nivel enorme».

La finalidad del ejercicio, en palabras del Jefe de la Compañía de Lanzamiento Paracaidista, no es «la inserción halo/haho con empleo de oxígeno, muy útil para las fuerzas armadas».

Realizando lanzamientos desde alta cota (de 18.000 a 30.000 pies de altura), la misión es la de «prepararnos para un posible conficto bélico y saber cómo mantener la paz».

Aunque el tiempo lo impidió en la mañana del miércoles, el adiestramiento permite adquirir conocimientos a la hora de que el paracaidista se lance a treinta kilómetros del objetivo, pudiendo actuar como avanzadilla de una intervención posterior o tratando de recabar información en territorio enemigo.

El angar también contó con una muestra de aparatos, productos, herramientas y armas de diferentes fabricantes, sirviendo de escaparate para desarrollar mejor el ejercicio.

La cita anual cuenta también con las aeronaves procedentes del Ejército del Aire y de los 'marines' de los Estados Unidos con base en Morón.

A pesar del viento, estos héroes desarrollan labores militares con las que estar prevenidos para el conflicto, tratando de mantener la paz cayendo desde el aire.