La Universidad y la Diócesis de León renuevan su colaboración por la Escuela de Trabajo Social

Acuerdo entre ambas instituciones./
Acuerdo entre ambas instituciones.

La cita ha servido también para que Julián López Martín haya firmado en el 'Libro de Honor' de la institución académica, en el que ha dejado una dedicatoria

LEONOTICIAS

El rector de la Universidad de León (ULE) Juan Francisco García Marín, y el obispo de la Diócesis de León, Julián López Martín, han firmado esta mañana la renovación del convenio marco de colaboración vigente entre ambas instituciones, que hace posible la impartición del Grado de Trabajo Social en la Escuela Universitaria de Trabajo Social 'Nuestra Señora del Camino', en su condición de centro adscrito. El acto ha contado con la presencia de la vicerrectora de Actividad Académica, Alicia Rodríguez Pérez, y la vicesecretaria General de la ULE y directora de la Escuela de Trabajo Social, Gregoria Cavero Domínguez, que han expresado su satisfacción por la renovación del acuerdo.

La cita ha servido también para que Julián López Martín haya firmado en el 'Libro de Honor' de la institución académica, en el que ha dejado una dedicatoria que dice lo siguiente: «Con ocasión de la firma de la renovación de nuestro convenio con la ULE me complace expresar el reconocimiento de la Iglesia Diocesana Legionensi al excelentísimo y magnífico señor Rector y a todo el profesorado y personal con el deseo de que siga realizando su espléndida dedicación a la juventud y abriendo caminos a nuestra tierra. ¡Que San Froilán y San Isidoro nos ayuden a todos en este empeño!».

Foto de familia en la sede de la universidad.
Foto de familia en la sede de la universidad.

Una colaboración que se remonta a 1984

El Centro se encuentra ubicado en la calle Cardenal Landázuri, al lado de la Catedral, y fue fundado el 1 de enero de 1961 por el entonces obispo de León Luis Almarcha, de acuerdo con el cardenal Ernesto Ruffini. Constituye la continuadora de la Escuela de Asistentes Sociales 'Nuestra Señora del Camino'. En 1965 fue reconocida como Escuela no oficial dependiente de la jerarquía eclesiástica. Hasta el primero de noviembre de 1983 no inició sus primeras actividades universitarias, y un año más tarde se firmó el convenio de colaboración entre la Escuela y la ULE.

Los estudios del Grado de Trabajo Social forman profesionales de la intervención social «con una comprensión amplia de los contextos, estructuras y procesos sociales, el cambio social y el comportamiento humano, capacitándoles para el diagnóstico, programación, gestión y evaluación de herramientas que promuevan el desarrollo social y el fortalecimiento de las personas».

Hay que señalar que el trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.