«La universidad debe dar formación humanística y democrática, crítica y cívica»

«La universidad debe dar formación humanística y democrática, crítica y cívica»

Juan Matas, Decano de la Facultad de Filosofía, ha realizado ante los nuevos graduados una defensa de los valores educativos y culturales

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de León (ULE) ha celebrado este viernes la festividad de su patrono, San Isidoro de Sevilla, con un acto académico en el hall de la Facultad que ha estado presidido por Juan Francisco García Marín, Rector de la ULE, Juan José Matas Caballero y Roberto Castrillo, Decano y Secretario, respectivamente, del centro académico.

En su intervención Matas Caballero ha querido reflexionar sobre el neoliberalismo «que quiere transformar la enseñanza universitaria en una fábrica de títulos al servicio del mercado y de las empresas, no se puede caer en la trampa que tienden los mandarines del neoliberalismo salvaje de medir todas las cosas y de forma específica la universidad desde la rentabilidad económica, pues considero que la formación que habéis recibido es muy completa, rigurosa y técnica pero también humanística y democrática, crítica y cívica, y a mi juicio, la universidad tiene la misión de poner todo el énfasis en la padeia, es decir, en la educación, y en la cultura, ha de ser un instrumento garante de la democracia y de la socialización del saber y la cultura».

Matas Caballero ha remarcado su defensa por estos valores, así como por el sistema universitario, la labor de los docentes y el trabajo de los estudiantes y se ha referido a recientes estudios que demuestran que los titulados en algunos grados humanísticos «se hallan a la cabeza de la empleabilidad» como los graduados en filosofía, en lengua española o en historia. Ante la amenaza de los valores educativos y culturales, Matas ha remarcado la importancia de las facultades de humanidades porque en ellas se garantiza el conocimiento de materias imprescindibles para el desarrollo de la humanidad, «porque sin lenguaje, sería imposible la vida humana, sin la historia sería imposible construir un futuro mejor, sin documentación, sería impensable la ordenación y socialización de los saberes, sin geografía no podríamos cartografiar el mapa de las identidades humanas ni paisajísticas, y sin el arte y la literatura, no habría libertad ni fraternidad».

Antes de las palabras del decano, el secretario del centro, Roberto Castrillo se refirió al número de alumnos matriculados en las distintas titulaciones del centro en el curso 2017-2018, cifra que alcanzó los 928 alumnos, de los cuales 65 estudiantes lo hicieron en el Doble Grado en Historia e Historia del Arte. Castrillo también se refirió a las distintas actividades desarrolladas en el centro, como el Foro por las Humanidades, que atrajo a una gran diversidad de escritores y profesores de otras universidades, y otras conferencias, congresos, y propuestas culturales que se celebraron en el Hall del edificio.

«LA EDUCACIÓN ES EL ÚNICO MEDIO PARA SUPERAR LA IGNORANCIA SUPINA»

A continuación, Salvador Gutiérrez, catedrático de Lingüística de la ULE, miembro de la Real Academia Española, pronunció una conferencia en la que incidió en la importancia de la educación y en la labor como responsable del departamento de «Español al día» dentro de la RAE que según apuntó gestiona 500 consultas diarias vía twitter y correo electrónico de todo el mundo, sobre el buen uso del español. Sus recuerdos del día que fue a recoger la nota de la última asignatura de la carrera «que me llenó de emoción porque había acabado la carrera y me daba paso a hacer aquello que tenía claro, dedicarme a la enseñanza», abrieron su intervención que le llevó por sus primeras clases de Graduado Escolar en una academia a un grupo de alumnos «que habían perdido el ritmo para obtener ese título y fue tal el interés que me contagiaron y la experiencia tan gratificante, que supe que mi vocación era esa, dedicarme a la enseñanza».

Una satisfacción que quiso transmitir a los alumnos recién graduados a quienes explicó que «la educación es el instrumento que hace que un país tenga permeabilidad social, y que personas que proceden de un estrato humilde puedan pertenecer a un nivel social más alto», y ratificó que en estos momentos es el único medio que tiene el país «de superar la ignorancia supina», en referencia a la cantidad de bulos y fakes que circulan en la sociedad. En este sentido, Salvador Ordoñez concretó que esa situación demuestra que el nivel de conocimiento «necesita un enorme auxilio, por eso os animo a que os dediquéis a la enseñanza porque tiene una vocación fundamental, porque podeis ayudar a los estudiantes a pensar y a deshacer los fakes que abundan».

Tras la entrega de diplomas e insignias a los alumnos graduados –entre los que se encontraban dos alumnos con discapacidad-, tomó la palabra el Rector, quien ha felicitado a los familiares de los graduados «por su esfuerzo», y ha confirmado al Decano que el Rectorado «seguirá apoyando a la facultad y las inversiones que necesita se seguirán haciendo». García Marín ha reconocido que la sociedad asiste a unos cambios vertiginosos donde cada vez más «la tecnología necesita de filósofos» y donde es necesario que «no os quedéis en transmitir el conocimiento aprendido, sino que seáis aventureros y transmitid lo que puede hacerse en la sociedad del futuro».