León, el año de tu vida

El alcalde de León recibe a los estudiantes Erasmus de la Universidad de León a los que invita a disfrutar de una experiencia única e irrepetible en la capital y con los que bromea de los peligros de la exquisita gastronomía leonesa

Recepción de los alumnos Erasmus en el Ayuntamiento de León. / S. Santos
A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

México, China, Italia, Alemania, Perú, Estados Unidos, Francia, Chile, Irlanda, Brasil, Corea del Sur, Burlgaria... y así hasta completar los 23 países que este curso convivirán en la Universidad de León.

Lo harán a través de los 261 alumnos que participan en una beca de movilidad internacional y que han escogido León para disfrutar del conocido año de Erasmus.

Una experiencia única, inolvidable y que dejará una huella imborrable en cada uno de ellos. Lo mejor de todo, es que esta gran aventura arranca ahora.

Y por ello, el alcalde de León, Antonio Silván en la tradición recepción, les ha invitado a disfrutar y a exprimir al máximo su experiencia en una ciudad «acogedora, segura, divertida, bien comunicada» y que durante los próximos meses les ofrecerá una gran calidad de vida.

En buen parte, continúo, gracias a encantos como su arquitectura, sus barrios, sus museos, sus gentes y, como no, su gastronomía, que poco a poco empiezan a descubrir estos jóvenes que, en su mayoría, estaban convencidos en que León sería su destino para vivir esta experiencia.

En los próximos días arrancará el curso escolar que les permitirá mejorar sus conocimientos así como perfeccionar su español a la par que vivir un año irrepetible en León, donde sus tapas ya han conquistado a algunos de estos estudiantes.

No es de extrañar y más coincidiendo con el año de la Capitalidad Gastronómica, que Silván les haya advertido del peligro de la buena gastronomía leonesa. «Pesaros hoy y el último día del curso», bromeó el alcalde de Silván.

Recepción de los alumnos Erasmus en el Ayuntamiento de León.
Recepción de los alumnos Erasmus en el Ayuntamiento de León. / César

Una recepción en la que el alcalde echó en falta a un alumno italiano cargado con dos grandes maletas con el que coincidió el domingo cuando dos jóvenes leoneses le acompañaban hasta su destino, poniendo como ejemplo la amabilidad de los vecinos de León.

«Le dije que el miércoles nos veríamos y él me contestó que no sabía de qué hablaba. Los ojos se le quedaron como platos al saber que yo era el alcalde», bromeó Silván.

El consejo desde leonoticias, es que disfruten cada día este curso que será único en sus vidas.

Contenido Patrocinado

Fotos