El Instituto Confucio de la ULE ofrece el concierto 'En clave del emperador'

Imagen del emperador./
Imagen del emperador.

El viernes en Ponferrada y el sábado en León, enmarcado en la programación que ha organizado con motivo de la celebración de la Fiesta de la Primavera

LEONOTICIAS

El Centro Cultural Sala Río Selmo de Ponferrada acogerá el viernes 8 de febrero a partir de las 20:00 horas el concierto titulado 'En clave del emperador. Tras el legado de Diego de Pantoja', que será interpretado por el grupo 'Todos los Tonos y Ayres – ÍLIBER ensemble', al que también se podrá asistir en León, el sábado 9 de febrero a la misma hora, en el Auditorio Ángel Barja del Conservatorio Profesional de Música.

El concierto tiene el atractivo de mostrar instrumentos de época occidentales y chinos, que se unirán para reconstruir como sonaba la vida musical de la corte china en la época en la que vivió Diego de Pantoja (1571-1618), un ciudadano español, natural de la localidad de Valdemoro, que viajó a China y fue precursor en entablar relaciones culturales con la Corte del Emperador Wanli de la dinastía Ming.

La organización ha corrido a cargo del Instituto Confucio de la Universidad de León (ULE), que ha desarrollado esta semana una variada propuesta de actividades con motivo de la 'Fiesta de la Primavera'. Se trata de una celebración que se corresponde con el año nuevo chino, que este año comenzó el 5 de febrero, primer día del primer mes del calendario lunar, dura unos quince días, y cada año se representa con un animal del zodiaco chino, en esta ocasión el cerdo. Además, también servirá para homenajear a la figura de Pantoja, cuando se cumple el IV centenario de su fallecimiento.

Un jesuita en la corte del emperador Wanli

El jesuita Diego de Pantoja fue uno de los colaboradores más cercanos de Matteo Ricci, el introductor del cristianismo en China, con el que viajó desde Nankín hasta la corte de Pekín en el año 1600. Pantoja contribuyó de manera destacada a la mejora del conocimiento que había en el mundo occidental sobre China, y también desempeñó un papel importante en el desarrollo de la tecnología y la cartografía chinas.

Del total de 21 años que vivió en el país asiático, pasó 17 en la capital Pekín, hasta que en 1617 fue expulsado como consecuencia de las crecientes tensiones entre la corte imperial china y los misioneros católicos

Pantoja aportó datos precisos sobre China en España y Europa, llevó consigo el primer instrumento de tecla a la Ciudad Prohibida, y enseñó por primera vez el arte del clavicordio en la Corte Imperial. A partir de entonces, las salas del palacio albergaron numerosos instrumentos occidentales como clavicordios, espinetas, órganos o claves.