Hombres de la Transición ven que reformar la Constitución es posible desde el consenso y si es pactada

Teresa Mata, moderadora del debate, junto a Ledesma, Ortega y De Miñón. / S. Santos

Herrero de Miñón, uno de los tres padres vivos de la Carta Magna, y los exministros Fernando Ledesma y Juan Antonio Ortega abren el ciclo '40 años de Constitución, 40 años de Universidad de León'

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

40 años de Constitución, 40 años de Universidad de León. Una efeméride pareja cuyos actos de celebración han arrancado este martes en el Aula Magna de San Isidoro con un primer ciclo en el que se ha abordado el paralelismo de desarrollo de España y las universidades.

Los primeros protagonistas, tres grandes figuras de la política española como Herrero de Miñón, uno de los siete padres de la Constitución, Fernando Ledesma, exministro de Justicia durante la etapa de Felipe González, y Juan Antonio Ortega, el que fuera titular de Educación con Suárez y Calvo-Sotelo.

Bajo el título 'El gran paso: La transición como modelo de consenso', los tres juristas protagonizaron un intenso debate con la posible reforma constitucional como telón de fondo. De Miñón defendió la vigencia del texto que él mismo redactó hace 40 años y apuntó que ahondar en muchas reformas en extremos que no son fundamentales devalúan el propio concepto de la revisión constitucional.

En cualquier caso, calificó de «legítimas» aquellas reformas 'express' ante una situación urgentes, siempre y cuando se cumplan todos los trámites. Revisiones o reformas que a su juicio podrían suplirse por la labor de interpretación de la jurisprudencia.

«Se pudo reconocer el matrimonio homosexual sin reformar el artículo 15 porque la interpretación es una manera de revisar la Carta Magna, así ha progresado durante siglos la Constitución británica y todas las constituciones en vigor, a través de la jurisprudencia ordinaria y los propios agentes políticos».

En cualquier caso, se mostró partidario de una reforma siempre cuando prime el consenso del conjunto de las fuerzas políticas y sea pactada. Una idea en la que coincidieron Ledesma y Ortega que apelaron a alcanzar los niveles que fraguaron la Constitución de 1978.

«Lo que importa de la reformar de la Costitución que se haga con un consenso entre las fuerzas políticas al menos tan amplio como el que hubo en su momento», señaló Ledesma, que si bien advirtió que las reformas limitan las posibilidades de consenso.

«No estuve en la 'discusión' en la que fraguó la Carta Magna española pero entiendo que para reformar el texto es necesario empezar por resolver los problemas de convivencia. Las pequeñas reformas no hacen grandes cosos», señaló Ledesma.

Una primera conferencia en el marco de un ciclo que traerá a León figuras como los últimos presidentes del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, la expresidenta del gobierno Soraya Sáez de Santamaría, los exrectores de la Universidad de León y el consejero de Educación, que será el encargado de cerrar el ciclo.