Expertos leoneses abogan por implantar las nuevas energías «cuando estén maduras» y garantizar las tradicionales

El Campus de la Energía Eléctrica vuelve a la ULE. / Noelia Brandón

La séptima edición del Campus de la Energía de Castilla y León vuelve a la Escuela de Minas de la ULE para abordar la realidad de la generación, producción y distribución, contando con cerca de 70 estudiantes

N. BARRIO León

Madrugar aunque fuera en julio, un mes tradicionalmente no lectivo, merecía la pena. La Escuela de Minas del Campus de Vegazana acoge la séptima edición del Campus de la Energía de Castilla y León, una cita (la tercera en León) que centra el presente y el futuro de la generación, producción y distribución de la energía eléctrica.

Así, setenta estudiantes (cincuenta universitarios y veinte de Formación Profesional) se sumergen en un curso de verano que es mucho más. «Vamos a hacer un barrido por todos los aspectos, que van desde las tarifas a la ciberseguridad», explicaba Jorge Blanés, director de la Escuela.

No dejarán de lado un tema de rabiosa actualidad. El Campus pondrá sobre la mesa la realidad de la transición energética y las nuevas maneras de obtener energía con unas renovables «que parece que viven una segunda juventud», como afirma Blanés.

El tema es de calado. «Como en todos los momentos de transición hay cierta incertidumbre, porque se precisan apoyos claros de las administraciones y no hay que olvidar de dónde venimos. No se puede prescindir de la noche a la mañana de la generación tradicional, no se pueden implantar las nuevas tecnologías hasta que no estén maduras», defendía el director de la Escuela.

Estas palabras en León tienen especial calado. «En esta provincia tenemos una gran fortuna al ser de los principales productores de energía eléctrica, con números importantes en energía hidráulica y solar».

Contenido Patrocinado

Fotos