La Universidad exige a la Junta incrementar la financiación y romper con la brecha que mantiene a Castilla y León a la cola del país

Festividad de San Isidoro en la Universidad de León. / N. Brandón

Marín advierte que las de León, Burgos, Valladolid y Salamanca son las cuatro universidades peor financiadas y exige a la administración a entender la educación como una inversión | Reclama avanzar en la bajada de tasas y se compromete a seguir trabajando en rejuvenecer a la plantilla

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Engalanada para la ocasión, la Universidad de Leon ha honrado a su patrón, San Isidoro, un sabio, un hombre de ciencia, que investigaba, enseñaba y divulgaba, que representaba los tres grandes objetivos de la Universidad en todos los tiempos.

Acto solemne que sirvió celebrar los éxitos de los alumnos, los que hacen grande a la Universidad de León; y para agradecer al personal, a los que hoy se jubilan y a los que durante 25 años han contribuido al desarrollo y a la consolidación de la Universidad de León. Pero también para la reivindicación.

Sin titubeos, sin rodeos, el rector Juan Francisco García Marín, que presidió el acto, aprovechó su intervención para lanzar un guante a la Junta de Castilla y León a la que exigió aumentar la financiación de las cuatro universidades públicas, para poner freno a la brecha que se abrió coincidiendo con el inicio de la crisis económica.

Lo hizo coincidiendo con la publicación este jueves del U-Ranking, en el que, si bien es cierto que la ULE se sitúa a la cola en innovación y desarrolla tecnológico, escala posiciones en investigación, situándose al nivel de Salamanca y por encima de Burgos y Valladolid, «algo impensable hace unos pocos años».

Si bien, Marín hizo hincapié en que ninguna de las cuatro universidades públicas se sitúan en niveles altos de la tabla, lo que a su juicio es el dato «más preocupante» porque coinciden con ser las cuatro universidades peor financiadas de España.

«Cuando la Universidades pedimos financiación no es para aumentar el sueldo de sus profesores, lo es para trabajar mejor y para contribuir decisivamente al desarrollo de la sociedad», reclamó Marín, que recordó que las universidades españolas singuen sin recuperar los niveles de financiación del 2008.

«Mientras que España respondió a la crisis del último decenio recortando en Educación, los países de nuestro entorno hicieron lo contrario y aumentaron los recursos destinados a la Universidad. Esa brecha de financiación es hoy en día mucho mayor que antes de la crisis y, a largo plazo, un suicidio para la sociedad española».

Un aumento de la financiación que, continuó, será la única vía para competir, mejorar y colocar a la Universidad de León en niveles europeos. Porque, según remarcó, es necesario considerar la educación como una inversión y no como un gasto para recortar en tiempos de crisis.

Tres años de gestión

Un discurso reivindicativo que Marín aprovechó para instar a la Junta a seguir avanzando en la bajada de las tasas universitarias a la par que remarcó su compromiso en continuar rejuveneciendo la plantilla, tras la creación en sus tres años de gestión 232 plazas.

«Esto supone que en estos tres años hemos más que duplicado las plazas creadas en los seis años anteriores», puntualizó Marín, que además recordó la puesta en marcha un plan de estabilidad que permite continuar la carrera universitaria si se ha demostrado valía para ello.

Reconocimientos

Un acto que contó con una amplia representación del ámbito político, empresarial y social de León y en el que se entregaron los reconocimientos y premios especiales a proyectos y trayectorias universitarias así como los nombramientos a doctor y la imposición de birretes, con el sentido homenaje a título póstumo del profesor Jesús García González, que puso en pie al auditorio.

En el resumen de su balance además recordó la aprobación de la nueva RPT, asignatura pendiente durante 15 años, así como la promoción y creación de 100 plazas de personal administrativo, atendiendo siempre y prioritariamente, al mérito y a la capacidad. «Era urgente la renovación y la consolidación de la plantilla y en ello seguiremos trabando».

Por último y en materia de investigación recordó la reciente aprobación de un programa propio de ayudas en el que se recogen actuaciones ya implantadas junto con otras nuevas, desde ayudas a la solicitud de proyectos internacionales, tanto económicas como de gestión, lo que se ha traducido en un incremento de cinco a 20 las solicitudes.

Acto marcado por la solemnindad para festejar a San Isidoro, al que puso el broche de oro el Gaudeamos Igitur.