La Escuela de Minas se sitúa a la vanguardia en autoconsumo energético con su 'Smart Grid'

La Escuela de Minas se sitúa a la vanguardia en autoconsumo energético con su 'Smart Grid'

El Grupo de Investigación Eresma realiza desde 2015 trabajos en sus instalaciones que han logrado reducir un 20% la demanda eléctrica del edificio y las emisiones de CO2

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El Consejo de Ministros aprobó el pasado mes la propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica del Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Entre las principales novedades del citado RD destacan la ampliación de la definición de autoconsumo de uno a varios consumidores de energía eléctrica, la reducción de las modalidades de autoconsumo, la simplificación de tramitación y registro de las instalaciones, y la habilitación reglamentaria de mecanismos de compensación entre el déficit y el superávit de los consumidores acogidos a esta modalidad con instalaciones de hasta 100 kW.

Dentro de estas novedades, una de las más destacables, es la definición de la modalidad de 'autoconsumo colectivo', ya mencionada en el Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, caracterizado por ser el que elimina el popularmente denominado como 'impuesto al sol', pero no definido administrativamente. Bajo esta modalidad se admite que un grupo de varios consumidores se alimenten de energía eléctrica proveniente de instalaciones de producción próximas a las de consumo y asociadas a los mismos, admitiéndose además la modalidad de autoconsumo con y sin excedentes.

Desde el año 2015, el Grupo de Investigación ERESMA (Energy Resources' Smart Management) de la Universidad de León (ULE), con sede en la Escuela de Energía y Minas y liderado por el profesor Jorge Juan Blanes Peiró, viene realizando diversos trabajos en el ámbito de las redes de distribución inteligentes y las instalaciones de autoconsumo, publicados en revistas científicas de gran impacto, y Congresos Internacionales, además de patentes.

Concretamente, el estudio y evaluación de las distintas configuraciones de autoconsumo ya se vienen ensayando desde el año 2015 en su Laboratorio de Sistemas de Energía Eléctrica (ERESMA-GRID). Los investigadores explican que, gracias a su diseño modular y flexible, y su gestión a través de un avanzado sistema SCADA (Supervisory Control and Data Acquisition), «ambas modalidades de autoconsumo han podido ser probadas con éxito desde entonces, simulando diversos escenarios y estrategias de gestión», señala Miguel de Simón, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y de Sistemas y Automática de la ULE. Esa gestión ha propiciado que el Smart Grid de la Escuela de Minas sea una de las primeras instalaciones en España (sino la primera) en cumplir con los condicionantes y operar bajo el nuevo marco normativo para la Transición Energética, «colocando a la Escuela de Minas a la vanguardia en este campo», concreta De Simón.

Así, la energía generada en su planta fotovoltaica de 10 kW, su plataforma de ensayo fotovoltaico y su sistema de acumulación en baterías de iones de litio, ha permitido satisfacer parte del consumo eléctrico. «De esta forma, al año se ha conseguido reducir más de un 20 % de la demanda eléctrica del edificio, equivalente al consumo de un edificio de media docena de viviendas, y se ha evitado la emisión de casi 4 toneladas de CO2 al año, lo que equivaldría a casi 34.500 km del parque automovilístico español (según la media de emisiones para 2017)», explican los investigadores. Además, en estas instalaciones se han formado ya varias promociones de Grado y Máster en Ingeniería de la Energía, Minas e Industrial.

A parte de continuar con las actividades de formación de nuevos estudiantes, en estas instalaciones se están probando novedosas tecnologías de gestión activa de la demanda, incluyendo en un futuro próximo, la recarga inteligente de vehículos eléctricos, así como estudios de ciberseguridad de este tipo de instalaciones, para lo cual el grupo colabora activamente con Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad).