Los Colegios de Podólogos creen que la ULE desprecia las recomendaciones de la Agencia para la calidad en el Grado de Podología

Campus de Ponferrada./
Campus de Ponferrada.

Denuncian que en las asignaturas de primer curso no se asigna ningún profesor titulado en Podología, lo que supone una 'desatención total' a las recomendaciones del Colegio y un 'fraude a los estudiantes'

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos y el Colegio de Podólogos de Castilla y Leónrechazan el informe favorable emitido por la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (ACSUCYL), sobre el Grado de Podología de la Universidad de León para Ponferrada. Según ambas instituciones,la Agencia para la Calidad plantea una serie de recomendaciones «que deberían ser una exigencia legal y que la Universidad incumple manifiestamente».

La Agencia plantea que la Universidad debe cumplir sus compromisos respecto a la Clínica Podológica y especialmente en lo relativo a la construcción de los suficientes gabinetes de exploración, al menos, cuatro, y salas de quiropodología, al menos nueve, para atender correctamente a los estudiantes matriculados.

La Agencia también recuerda el compromiso de que «las prácticas clínicas en los centros con los que se han firmado convenios se realizarán exclusivamente en el servicio de podología y estarán supervisadas por podólogos».

Según el Consejo General y el Colegio, es «alarmante» la repercusión en la calidad de la enseñanza de la falta de una Clínica Podológica dotada con «quirófanos, salas de radiología, salas de exploración biomecánica, sala de elaboración de fármacos para tratamiento, salas de quiropodología y ortopodología». En opinión de las instituciones colegiales, «la Universidad de León ha articulado un subterfugio que es un fraude a los propios estudiantes, mediante la contratación de centros externos para la realización de unas prácticas, para las que no están habilitados».

El Consejo y el Colegio se preguntan por qué no se publican los conciertos con las clínicas; «Pese a que el rector afirma que garantiza la calidad, los estudiantes desconocen, en pleno proceso de matriculación, los centros en los que harían las prácticas, su oferta asistencial, que debe permitir poner en práctica todo lo aprendido, y qué podólogos están al frente».

La Agencia pide a la Universidad que asuma los compromisos de contratación en relación a la contratación de profesores titulados en Podología. Pues bien, en las asignaturas de Primero (algunas tan específicas como Anatomía de la extremidad inferior o Podología General I) no se asigna ningún profesor titulado en Podología.

Existe, por tanto, según el Consejo y el Colegio, «una desatención total y un desprecio a las recomendaciones de la Agencia en cuanto al profesorado por parte del rector de la Universidad de León».

En opinión de las instituciones profesionales, «es ilógica la permisividad en la puesta en marcha de un título de grado, evaluándolo favorablemente», en contra del código ético de la propia ACSUCYL y de su política de calidad. El Consejo y el Colegio entienden que no ha existido transparencia con los estudiantes y se ha recurrido a la «manipulación a través de los medios de comunicación».

Según las instituciones colegiales, «se han producido numerosas infracciones, lo que pone muy en entredicho el valor de este título». El Consejo y el Colegio consideran que los alumnos deben preguntarse antes de matricularse si quieren estudiar con todas esas incertidumbres, falta de información y seguridad.